Alerta por la aparición de una araña bananera que puede matar o provocar una erección

Se trata de una especie muy venenosa que habita en Brasil y el norte Argentino. Fue hallada en una verdulería de Mar del Plata. Desde el Control de Plagas alertaron que es el segundo ejemplar que se ve en la ciudad en 15 años.
viernes, 14 de mayo de 2021 · 11:01

Una verdulería de Mar del Plata vivió un momento de máxima tensión el pasado lunes al descubrir entre los cajones de bananas un ejemplar de una peligrosa araña.

Crónica HD diálogo con Marisa, la dueña del establecimiento "La banana loca", ubicado en el Barrio Bosque Grande, y relató la sorpresa que generó el episodio.

"Mi hijo estaba reponiendo bananas y de repente se encontró con las patitas. Pensó que era una lauchita al principio, pero se dio cuenta que era una araña", contó.

De inmediato, el joven buscó un recipiente para atrapar a la araña "por el temor a ser picado".

"Estaba en una posición de defensa como para atacar. Se ve que la araña estaba asustada", narró Marisa.

Luego de su captura, los dueños de la verdulería llamaron a control de plagas. "Se la llevaron para sacrificarla y conseguir un antídoto porque por lo menos acá en Mar del Plata no hay", precisó.

Los especialistas confirmaron que se trataba de una araña bananera y es la segunda vez que aparece en la ciudad balnearia en los últimos 15 años.

Araña Bananera

Se trata de una especie muy venenosa que habita en Brasil y el norte de Argentina. Su tamaño de envergadura va desde los 13 a los 15 centímetros, mientras que la longitud de su cuerpo alcanza los 15 centímetros. Es decir, el tamaño de la palma de una mano.

Es un tipo de arácnido muy agresivo y su nombre se desprende de su hábitat: suele encontrarse en las plantaciones de banana. De hecho, llegó hasta la feria en un cajón de dicha fruta.

También son conocidas como “arañas errantes” porque vagan por el suelo durante la noche, en lugar de residir en una guarida o mantener una red. Durante el día se ocultan en un montículo de termitas, bajo troncos caídos y rocas, y en plantas de banano y bromelíaceas.

Algunos de los efectos secundarios de su picadura son la pérdida del control muscular, dolor intenso y dificultad para respirar. Además, si un humano no es tratado con el antídoto en un lapso de tiempo que va de las 2 a las 12 horas, puede provocarle la muerte.

Otra curiosidad de su veneno es que puede generar una erección que sin atención médica puede desencadenar un paro cardíaco.