Colectivos vacíos y calles desiertas en el primer día de aislamiento estricto en Ciudad de Buenos Aires

Las nuevas medidas, que comenzaron a regir este sábado, limitan por nueve días las actividades presenciales de todo tipo, con la salvedad de los comercios esenciales.
sábado, 22 de mayo de 2021 · 14:30

Colectivos semi vacíos, pocos pasajeros en las cabeceras de trenes metropolitanos, un puñado de personas por las calles y en los comercios esenciales, todo bajo una lluvia persistente, fueron las postales de la Ciudad de Buenos Aires en el primer día del aislamiento estricto dispuesto por el Gobierno nacional para frenar el incremento de casos de coronavirus en las zonas con mayor riesgo epidemiológico.

Una ciudad con mínimo flujo de tránsito, poca gente en paradas de colectivos que salían a trabajar o a realizar algún trámite y algunos controles policiales, con efectivos que circulaban por la Estación Once y las calles habitualmente pobladas de vendedores que están alrededor, se encuentran desiertas, fue lo que observó Télam durante una recorrida por esa zona, Retiro y el centro porteño.

Daniel Salcedo, de 26 años, abrió su puesto de venta de panchos en la Plaza Miserere a las 7 de la mañana de este sábado y sólo vendió un par de salchichas en las primeras horas, pero no tuvo ningún control policial, según dijo a Télam mientras "mata el tiempo" tomando mate.
El aislamiento estricto, que comenzó a la medianoche de este sábado y se extenderá por nueve días hasta el 30 de mayo, limita las actividades sociales, económicas, educativas, religiosas y deportivas en forma presencial, con la salvedad de los comercios esenciales que deben funcionar con servicio a domicilio y para llevar.

Además, la circulación sólo está permitida en las cercanías del domicilio, entre las 6 de la mañana y las 18, o por razones especialmente autorizadas.

Los servicios de transporte público funcionan con cronograma de fin de semana o feriado y circulaban la mañana de estesábadocon pocos pasajeros y algunos directamente vacíos, ya que pueden usarlos exclusivamente los trabajadores esenciales, como el personal de salud, dedicada al abastecimiento de alimentos, medicamentos y combustibles o personal de seguridad, entre otros.

Los primeros negocios en abrir sus puertas fueron las farmacias, panaderías y supermercados, pero con algunos pocos clientes dentro.

En el centro porteño se pudo observar una imagen poco habitual con calles vacías, avenidas sin embotellamientos y la circulación de algunos taxis y remises.

Un 40% de crecimiento en los casos diarios promedio, un 15% de aumento en las muertes y 531 nuevos pacientes en Unidades de Terapia Intensiva, que tiene la mayor ocupación desde el inicio de la pandemia, fueron los datos clave de la evolución del coronavirus esta semana en la Argentina que llevaron al Gobierno Nacional a disponer el aislamiento estricto.

Fuente: Télam