¿Por qué el diseño gráfico sigue despertando tanto interés en los estudiantes?

El diseño es una disciplina que implica una amplia variedad de prácticas, y pone en juego una serie de conocimientos que no por nada siguen siendo demandando en el mercado laboral tanto local, como en el resto del mundo.
sábado, 29 de mayo de 2021 · 21:10

Y en este contexto, donde una pandemia pateó el tablero y cambió el panorama de muchas profesiones, el diseño gráfico es una de las ramas del diseño que sigue siendo relevante y necesitada, tanto por emprendedores, como por compañías y artistas.

De esta manera, veamos beneficios que son clave para explicar el fenómeno del diseño gráfico y cómo sigue tan vigente en la actualidad. Y si te genera interés por hacer un curso de diseño gráfico, no olvides chequearlo en este sitio.

En términos generales, ¿en qué consiste la carrera de diseño gráfico?

Para no especificar cada plan de estudio, podemos decir en primera instancia que esta carrera ofrece formarte para hacerte con contenidos y competencias para poder analizar, planificar, ejecutar y evaluar cuáles son las mejores formas de comunicar un mensaje o una información.

Asimismo, podrás sumergirte y profundizar en distintos medios y técnicas creativas y artísticas, para que el espacio donde comuniques pueda responder a la accesibilidad de toda la población, de manera inclusiva y adaptada a tecnologías digitales como offline, y que mejor se adapte a tu mensaje.

Verás que aprender sobre la teoría del lenguaje visual dará lugar a encontrar tu propio enfoque e ideas para producir, así como experimentar disciplinas como la fotografía, tipografía, ilustración, edición visual y audiovisual, en 3D, animación, entre otros.

¿En qué áreas se puede trabajar?

El diseño gráfico es una de las ramas del diseño que tiene un gran campo sobre el que correr, ya que sus habilidades y formación resultan aplicables a decenas de áreas y rubros.

Con formación en diseño gráfico podrás trabajar, entre otros espacios, en:

1. Animación: involucra la creación de piezas animadas, ya sea en 2D, 3D, stop motion, u otro tipo de soportes, para contenidos educativos, de videojuegos, gifs para redes sociales o campañas publicitarias, presentaciones de artistas o eventos, entre otros.

2. Tipografía y lettering: estas áreas de trabajo implican el estudio, creación y diseño de las letras y la rotulación.

3. Diseño editorial: se trata de todo el diseño de diarios, revistas, libros, folletos, ebooks, entre otros.

4. Identidad corporativa: como parte del trabajo interdisciplinario, se necesitan de diseñadores gráficos para establecer la identidad de una compañía o empresa, y que esa imagen demuestre los valores, objetivos y la cultura de ese lugar. Además, que todo lo que comunique, vaya en consonancia con esa identidad, desde el logo, la imagen en redes sociales, la disposición de los locales físicos, colores, tipografía, entre otros.

5. Packgaging: es decir, el diseño de todo lo que implica el empaquetado, envoltorio y presentación de un producto. Lo que llega a las manos de los clientes o usuarios, pasó antes por las “manos” del diseñador gráfico. Y se trata no sólo de que el empaque tenga su diseño alineado con la identidad de la marca de su productor, sino que cumpla su objetivo: informar sobre sus ingredientes o componentes, así como destacar en la góndola o sitio de venta online.

6. Videojuegos: en consonancia con los puntos anteriores, en la industria del gaming pueden trabajar en el branding de una empresa, en el empaquetado de los juegos, arte de tapa o aportar al diseño del merchandising (como posters, por ejemplo).

7. Marketing y publicidad: en toda empresa, emprendimiento o comercio, así como toda agencia, productora o estudio de televisión, se requieren de sus habilidades. Su trabajo puede involucrar desde crear piezas para vender productos o promocionar un servicio, hasta informar descuentos, sorteos o beneficios, así como también para captar clientes para recibir newsletters o catálogos por mail, y un sinfín de actividades más.

8. Diseño web o de apps: aportan desde el diseño de imagen y disposición de colores y claridad de lo que vemos en el sitio o app. De esto se trata, por ejemplo, el diseño de interface (UI), que no es lo mismo que el diseño gráfico en sí mismo, pero que es un área especializada en la que terminan orientándose muchos profesionales del diseño.

Esta lista no se trata de una enumeración exclusiva y cerrada, hay más espacios y áreas en las que el diseño gráfico aporta su recorrido y calidad, pero estos son algunos de los casos más comunes que puedes llegar a cruzarte.

Hacer un curso de diseño gráfico es una buena alternativa para adentrarte en la profesión, y ver cuáles de estas áreas te interesan para trabajar.

Demanda laboral en pandemia

Si se mira con atención la lista del subtítulo anterior y vemos que hay diseño gráfico en una incontable cantidad de elementos, objetos y productos que nos rodean y que consumimos o usamos diariamente desde que tenemos memoria, entenderemos por qué sigue habiendo demanda por esta profesión.

En el contexto actual en el que el Covid19 cambió los hábitos y consumos de toda la población, así como alteró la venta y la compra de muchos productos y rubros, aun así, el diseño gráfico sigue siendo relevante.

Esto se debe a que muchos comerciantes y empresarios, se dieron cuenta que vender sus productos u ofrecer sus servicios en Internet, era la mejor (o en algunos casos la única) opción para poder mantener o hacer crecer sus ventas.

Un ejemplo es la publicidad digital, en la que muchas pymes y emprendedores se volcaron masivamente a las plataformas digitales o redes sociales para empezar a promocionar sus productos por primera vez, o en algunos casos ya lo venían haciendo. No fue hasta que hubo restricciones de circulación y actividad económica, que la opción virtual no les pareció adecuada.

Y todo esto, sumado a que cada vez más las empresas entienden y resaltan la importancia de la imagen corporativa, así como el antes y el después que implica tener responsables calificados a cargo del diseño de su estrategia comunicacional, resulta en una revalorización de esta disciplina.

Ventajas de trabajar en diseño gráfico

En este contexto, es destacable que trabajar en el diseño gráfico es una experiencia que varía mucho según el rubro al que te dediques, o el comercio o compañía para la que trabajes, pero hay puntos que abarcan al ejercicio del diseño gráfico, más allá de todo.

Por un lado, es una profesión que requiere de tener la creatividad encendida y siempre prestar atención a las nuevas tendencias o prácticas innovadoras. La imaginación es el combustible, y por más que pueda haber trabajo que requiera cosas más “conservadoras” o clásicas, es muy probable que tu trabajo exija más novedad y aprendizaje que otra cosa.

En consonancia con esto último, el trabajo puede ser muy variado, tanto para las piezas o trabajos que realices, como los clientes que puedas tener a lo largo de toda tu carrera. Agencias, emprendedores, empresas, artistas, editoriales y medios de comunicación, siempre generarán nuevos desafíos.

Adicionalmente, es un trabajo que, dependiendo de cada caso, puedes realizar en cualquier ubicación.

Si tienes el equipo necesario, en muchos casos sólo requerirás de tu computadora y una buena conexión a Internet, y eso te da la posibilidad de hacerlo a distancia, de forma remota (que fue un punto clave con el confinamiento y restricciones por la pandemia, por lo que mucha gente se volcó para empezar algún curso de diseño gráfico).

Además, es muy común encontrarse distintas comunidades de diseñadores en base al área en la que trabajan, o relacionado a nichos que quieren explorar, o simplemente para apoyarse y acompañarse como colegas.

Esto último no solo sirve como una experiencia generadora de contactos, sino también ocurre que el debate y el intercambio con otros diseñadores enriquece la propia formación y puede ayudar a dispararte nuevas ideas y diseños.

Sólo debes tener en cuenta que, como toda profesión demandada, hay mucha actividad, pero al mismo tiempo, tienes que salir a generar esos trabajos y llevar adelante esa práctica, para poder desempeñarte en la rama que más te gusta.