Quebró una vinería y rematan 100 mil botellas para pagar indemnizaciones

La vinoteca Barcelona cerró sus puertas hace un año y medio. Los 18 empleados quedaron en la calle. La particular subasta se difundió a través de un aviso clasificado.
miércoles, 14 de julio de 2021 · 08:53

No fue la pandemia sino la caída del consumo registrada en 2018 lo que causó el golpe de gracia de la tradicional vinoteca Barcelona. La firma presentó su quiebra en febrero del año pasado y cerró las puertas de su local de Córdoba y Santiago. Un año y medio después, la Justicia puso a remate un lote de 97.076 botellas de bebidas alcohólicas que se encontraban en depósito en el comercio. Todo se ofrece al mejor postor, con una base de un millón de pesos.

La particular subasta se publicó este domingo en el Libro de Clasificados de La Capital. La quiebra de la vinoteca Barcelona se tramita en el juzgado de primera instancia de instrucción Civil y Comercial de la 2º nominación. La venta directa de la mercadería se realizará a quien logre la mejor oferta, superando la base de $ 1.050.000.

En el lote hay botellas de vino, de distintas bodegas y cosechas, champagne y otras bebidas alcohólicas como los licores, whiskies, coñacs; brebajes espirituosos que solían competir por un espacio en las estanterías de la histórica vinería rosarina. Los interesados pueden hacer su oferta por correo electrónico (a civil2ros@justicia.santa.fe) hasta el próximo 9 de agosto.

La vinoteca Barcelona se había presentado en concurso de acreedores en diciembre de 2018, producto de la caída de las ventas por la retracción económica. Por entonces, la industria vitivinícola cerraba el año más bajo de su historia en consumo interno de vino.

De acuerdo a un informe del Observatorio Vitivinícola, durante el 2018 se había superado la caída del año anterior, hasta entonces el peor, cuando se habían despachado apenas 8,91 millones de hectolitros al mercado interno, por debajo de los más de 10 millones anuales que, tradicionalmente, se solían vender.

Por entonces, la vinería ya había cerrado sus sucursales y había cambiado el nombre de su local por el de Tinta Negra. A principios del año pasado el comercio ya caminaba rumbo a la quiebra. El 6 de febrero, el emblemático local de de Córdoba 2375 amaneció cerrado y los 18 trabajadores que trabajaban en el comercio no encontraron explicaciones.

La Asociación Empleados de Comercio de Rosario (AEC) denunciaron en el Ministerio de Trabajo que los propietarios de la vinoteca vaciaron la empresa y dejaron en la calle a los empleados. El secretario Gremial de AEC, Juan Gómez, aseguró que los trabajadores encontraron el comercio cerrado y casi desmantelado, al igual que el depósito montado en la vereda de enfrente.

Según indicó el titular del gremio, Juan Gómez, los empleados estarían esperando el resultado de la subasta de mercaderías para cobrar sus indemnizaciones.

Tras los pasos del proceso
Desde la sindicatura que lleva adelante la quiebra de ambas firmas recordaron que Vinoteca Barcelona fue constituida en el año 2007 como una sociedad de responsabilidad limitada. Por su parte, Tinta fue una sociedad por acciones simplificada creada para continuar con la actividad comercial de Vinoteca Barcelona SRL, continuando en muchos casos con los mismos empleados, a los que se le reconoció la antigüedad, y en el mismo domicilio.-

En diciembre de 2018 ambas sociedades solicitaron su concurso preventivo tramitándose en forma agrupada los expedientes concursales.

En febrero de 2020 se declaró la quiebra de ambas sociedades y culminó de esta manera con la actividad comercial que se venía desarrollando en el local de calle Córdoba y Santiago.

Los bienes que fueron incautados por la sindicatura, en dos depósitos que tenían las empresas, son alrededor de 97.000 botellas que van a ser liquidadas en el proceso de quiebra a través de un procedimiento de venta directa resuelto judicialmente en fecha 17 de junio de 2021.

Este procedimiento consiste en que toda persona interesada pueda efectuar en el expediente judicial una oferta abierta para adquirir las botellas en el estado en que se encuentran.

La base de la venta será $1.050.000. y por la totalidad de las botellas existentes e informadas. Además el comprador debe hacerse cargo del costo del traslado de la mercadería en el estado en que se encuentra. (Fuente: Diario La Capital)

Más de