Tips para cocinar la carne de cerdo y que quede jugosa

La carne de cerdo tiene una dureza natural que requiere de técnica y conocimiento para evitar perder su jugosidad al cocinarla.
sábado, 25 de septiembre de 2021 · 14:07

Aunque la carne de cerdo es deliciosa, no siempre la degustamos con ese sabor tan rico y especialmente con un toque jugoso, debido a que no cualquiera sabe prepararla adecuadamente y tienden a sobrecocer o dejar seca la carne. Este es uno de los temores a los que más comúnmente nos enfrentamos cuando estamos ante un corte o la preparación de un guiso con carne de cerdo.

Si estás buscando algunos trucos para evitar este problema, chequeá estos tips para cocinar la carne de cerdo y que quede bien jugosa. En realidad notarás que mucho tiene que ver con técnicas, aunque otros son consejos que podés poner en práctica para mejorar la calidad de tu guisado. Al final, todo depende de la forma en que vas a preparar la carne, pero esta es una buena guía para comenzar.

Si te preguntas a qué se debe la dureza de la carne, la verdad es que hay varias razones y puede ser complejo explicarlo. La principal es la contracción muscular natural del rigor mortis, pero también puede deberse a la presencia de colágeno, las proteínas presentes en las fibras musculares, la cantidad de grasa, entre otras. Seguí estos tips para conseguir una carne más jugosa y tierna.

Tips para cocinar carne de cerdo

Descongelá correctamente

Si tenés poco tiempo, meté la carne de cerdo congelada en una bolsa hermética y a su vez, métela en una cubeta con agua templada, de esta manera se descongelará, pero lo mejor es siempre descongelarla en el refrigerador.

Cocé en agua

Esta es una forma de ablandar la carne, pero también de prepararla de otra forma. La carne de cerdo lleva un buen tiempo de cocción en agua, alrededor de hora y media en una olla tradicional y aproximadamente 15 minutos en olla de presión por cada kilo de carne cuando va con agua o en una preparación caldosa. Si querés que quede más doradita, podés freír un poco antes para dorarla, esto también evita que saque sus jugos y quede más humectada y tierna.

Mariná con jugo

Marinar la carne de cerdo con jugo de fruto, en especial con jugo de naranja, no sólo mejora la suavidad y jugosidad de la carne, sino que le confiere un sabor muy rico a la preparación, porque le da un toque dulce que va bien en este tipo de carne.

No olvidés el albardado

Esta es una técnica que aporta una jugosidad extra. Consiste en envolver la carne de cualquier tipo, pero en este caso la de cerdo, con tiras de tocino o con panceta para que al cocinarla la grasa le brinde no sólo un mejor sabor, sino que mantenga los jugos de la carne.

Checa la temperatura del sartén

Precalentar el sartén es muy importante, porque ayuda a dorar la carne para que quede jugosa por dentro; sin embargo, también es fundamental freír la carne en el término que lo requiera. Si es un corte grueso, los especialistas recomiendan cocinarlo a menor temperatura por más tiempo, mientras que si es una carne de "menos de un dedo de espesor", deberá cocinarse a alta temperatura por muy poco tiempo para preservar sus jugos internos.

Cuidá su temperatura

La temperatura que debe alcanzar una carne de cerdo es entre los 62.8 y los 70 grados Celsius, en este momento se sabe que está en su punto de cocción ideal y se suele caracterizar por un jugo interno color acaramelado. La cantidad la determinan las partes del cerdo, si es solomillo o lomo de cerdo no debe llegar a los 70 grados pues se resecaría, lo ideal es 62.8 grados Celsius. En tanto, bondiola, panceta o costillar sí aguantan cocciones a más de 70 grados C.

Cuidar la cocción en horno

El horno puede resecar la carne si no sabemos cómo irla cuidando, especialmente cuando son cortes enteros. Una forma es marinarlos y dorarlos previamente. Otra forma es agregar un jugo en la base e ir aprovechando el líquido e ir "bañando" la carne de forma regular para que no se reseque.

Fuente: Gastro La Web 

Más de