Viernes 19 de Agosto de  2022 // 09:23 hs

El hijo de Valeria Mazza acordó un juicio abreviado con sus agresores

Los atacantes deberán cumplir tres años de prisión condicional. Además, realizarán un curso en el INADI orientado al manejo de la ira.

Tiziano Gravier y Valeria Mazza.
Escrito en NACIONALES el

Tiziano Gravier, hijo de Valeria Mazza y Alejandro Gavier, llegó a un acuerdo con los agresores que le rompieron la mandíbula en la puerta de un boliche de Rosario, quienes afrontarán un juicio abreviado el próximo miércoles después de reconocer su responsabilidad en el hecho.

Jesuán M. y Franco Z, los atacantes, deberán cumplir con tres años de prisión condicional y ambos quedarán en libertad bajo reglas de conducta.

Además, según el acuerdo establecido, no podrán concurrir a bares ni boliches; no deben cometer delitos en los próximos cuatro años y tampoco tienen permitido acercarse a Gravier. En caso de no cumplir todas las condiciones, los imputados cumplirán con la prisión efectiva.

“Ambos individuos involucrados en el episodio se mostraron conscientes de no solo ser los autores del hecho, algo que era posible evidenciar a través del registro filmográfico de las cámaras de seguridad, sino que además asumieron responsabilidad por la golpiza”, explicó Germán Pugnaloni, abogado defensor.

Los imputados deberán también realizar un curso en el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) que “probablemente esté orientado al manejo de la ira y/o control de la agresión”, según Pugnanoli.

“Era el mejor trato que podrían haber obtenido. Las pruebas eran ya contundentes y, previo a alcanzarse el convenio, tanto Jesuán como Franco admitieron su culpabilidad”, agregó.

La agresión al hijo de Valeria Mazza

El sábado 4 de junio Gravier asistió a un boliche en el barrio rosarino de Pichincha. A la salida ocurrió la golpiza, que quedó registrada por las cámaras de la zona.

Sus agresores lo habrían llamado "tincho", una expresión popular que se utiliza para referirse de manera peyorativa a los varones de clase media.

El joven de 20 años fue intervenido quirúrgicamente en una clínica de Buenos Aires por una fractura de mandíbula. La operación consistió en una exploración del foco de la fractura mandibular izquierda, reducción y la estabilización de la zona con placas de titanio.