Lunes 31 de Octubre de  2022 // 18:45 hs

Los vínculos económicos cruzados entre las familias Kirchner y Báez

Los vínculos económicos cruzados entre las familias Kirchner y Báez son históricos. Los negocios en los rubros inmobiliario y hotelero signaron esa relación entre 2003 y 2015. En 18 de las 33 propiedades que figuran en la sucesión de Néstor Kirchner o a nombre de la empresa familiar Los Sauces S.A., existieron operaciones comerciales con Báez.

Investigan vínculos entre los Kirchner y Báez.
Escrito en NACIONALES el

Entre las transacciones se contabilizan compras, ventas, alquileres, un fideicomiso, una permuta y hasta un condominio; el empresario terminó recibiendo contratos de obras por US$ 2.200 millones


Los vínculos económicos cruzados entre las familias Kirchner y Báez son históricos. Los negocios en los rubros inmobiliario y hotelero signaron esa relación entre 2003 y 2015. En 18 de las 33 propiedades que figuran en la sucesión de Néstor Kirchner o a nombre de la empresa familiar Los Sauces S.A., existieron operaciones comerciales con Lázaro Báez. En buena parte de ellas, el diputado Máximo Kirchner selló el negocio con su firma en representación de sus padres o como presidente de la compañía.

Entre las transacciones se contabilizan compras, ventas, alquileres, un fideicomiso, una permuta y hasta un condominio. Fueron al menos 20 operaciones comerciales que marcaron ingresos exponenciales para los beneficiarios. Hubo operaciones aisladas y otras “en combo”. Báez hasta pagó la ampliación del hotel Los Sauces.

Todo ocurrió mientras el empresario aceitaba las empresas constructoras para recibir lo que serían más de 2.200 millones de dólares de obra pública en Santa Cruz, como quedó expuesto en los alegatos de los fiscales de la causa Vialidad, que el lunes tendrán su última audiencia.

Las operaciones no son nuevas: en 2013 LA NACION accedió a los informes del Registro de la Provincia Inmueble y a documentación interna de la compañía Austral Construcciones y publicó las primeras diez operaciones inmobiliarias entre los Kirchner y los Báez. Con los años quedaron a la vista nuevas operaciones que derivaron en causas judiciales. Aquí, un listado de las más relevantes:

Fideicomiso para 10 departamentos en Río Gallegos


El 10 de junio del 2005 se constituyó un fideicomiso de 10 departamentos en el que Néstor y Cristina Kirchner fueron representados por Máximo Kirchner. El terreno era del expresidente -Parcela 2B, de 381 mts2- y el empresario se constituyó en inversor y aportó $710 mil para la construcción de los inmuebles. Báez terminó la obra el 2 de mayo del 2007. Inicialmente el contrato establecía que se repartirían los departamentos en partes iguales. Pero al final de la obra, Báez le vendió sus cinco departamentos y Kirchner pagó $350 mil, la mitad de lo que Báez había invertido en la construcción.


Permuta y condominio de 87 mil hectáreas
Para el 2006 Cristina Kirchner necesitaba ampliar el hotel Los Sauces, y lo hizo sobre la Quinta 10, que era de Báez para lo cual concretaron una permuta: ¿Qué le dieron? La mitad del condominio de casi nueve hectáreas aquí en El Calafate y que aún comparte Austral Construcciones, solo que ahora los condóminos son Máximo y Florencia Kirchner. El 50% parte de Báez está entre las propiedades que irán a remate dentro del expediente judicial de la Quiebra de la constructora. Quien lo adquiera se convertirá en condómino de los Kirchner. Cristina Kirchner había adquirido las 87 mil hectáreas como tierras fiscales en el año 2006.


El pago de la ampliación del hotel Los Sauces

Ya con el terreno en propiedad de los Kirchner, le encargaron a Báez la ampliación del hotel Los Sauces. En septiembre del 2006, Cristina Kirchner, representada por su hijo Máximo Kirchner, cedió un terreno adquirido como fiscal en 2005 –lote 2 manzana 801 de 6000 metros cuadrados en El Calafate- a Austral Construcciones como contraparte del trabajo que él realizaba en el Hotel Los Sauces. El terreno había sido adquirido como tierra fiscal dos años antes y según los registros lo hizo valer 45 veces su precio original. La operatoria fue publicada por este medio en 2016.

En el acta se acordó que el pago a Báez era por $1.644.570 más IVA. Esa retribución se realizaba con un terreno que Cristina Kirchner le había comprado al municipio dos años antes por 45 veces menos ese valor: $35.000. La modalidad de la obra sería llave en mano y la empresa de Báez pagaría al arquitecto Pablo Grippo $1.231.157 la obra. Es decir: la empresa de Báez le pagaba a Grippo por la obra en el hotel de Cristina Kirchner, que a él le pagaron con un terreno.


Las 10 operaciones de inmuebles en las que Máximo fue intermediario


Solo entre 2008 y 2009, Báez compró a los Kirchner 10 inmuebles en la ciudad de Río Gallegos. Báez les pagó a los Kirchner $ 4 millones y los escrituró a nombre de su empresa insignia. Las operaciones inmobiliarias fueron informadas por los Kirchner en la declaración jurada de 2009: ese año, la pareja presidencial afirmó que su patrimonio había crecido 158%. Lo que no aclararon en sus DDJJ es quien había sido el principal comprador. Las operaciones fueron reveladas por LA NACION en 2013 a partir de cotejar documentos públicos y registros privados: se trata de 4 terrenos, 3 departamentos céntricos, 2 casas y un local comercial.

El fiscal Diego Luciani detalló que las operaciones quedaron registradas en escrituras por las que firmó Máximo Kirchner en representación de sus padres junto a Lázaro Báez o Martín Báez por Austral Construcciones, todas se llevaron adelante en la escribanía Albornoz.

La venta de la casona de la calle Maipú a Epelco S.A.


A poco de asumir Néstor Kirchner la presidencia en 2003 le compró a Roberto Gotti por US$170.000 una casona de 550 mts en el centro de la ciudad. Solo la habitarían esporádicamente durante cuatro años: las permanentes protestas frente a la casa vacía disgustaron a Kirchner, quien la vendió a Lázaro Báez en 2008 a través de la firma Epelco SA.

Por el chalet en Río Gallegos declararon haber obtenido un ingreso de $3.170.000. La operatoria la realizó Máximo Kirchner en representación de sus padres, según quedó asentado en las escrituras. Durante los allanamientos de 2016, un miembro de la familia Gotti afirmó a la prensa que allí se instalaron cajas fuertes traídas desde el Banco Hipotecario.

Los alquileres y las carpetas en la inmobiliaria Sanfelice

Austral Construcciones pagó además por el alquiler de varios inmuebles de los Kirchner, para que sean utilizados por algunos de sus gerentes. Así lo demuestran, por lo menos tres contratos de locación entre Néstor Kirchner y Austral Construcciones encontrados en carpetas de cartón blanca, celeste y naranja, que fueron secuestrados durante los allanamientos a la inmobiliaria “Sanfelice, Sancho y Asociados”. Uno de ellos era por el alquiler de la vivienda ubicada en la calle Orkeke 416 que era de los Kirchner y alquilaba Báez. Los documentos constan en la prueba colectada en las causas Hotesur y Los Sauces SA.


Dos complejos de departamentos entre Los Sauces y Báez

1) Cristina Kirchner cedió en el año 2008 un terreno en la esquina Alvear y Tucumán a la firma Los Sauces SA que valuó en $13 mil. Allí la firma Loscalzo y Del Curto estaba construyendo un edificio con cuatro departamentos. Según registros comerciales, los cuatro departamentos fueron entregados en locación a Kank y Costilla. La familia le facturó $1.652.422 entre (2009 y 2015) quien giró el dinero en favor de Los Sauces fue Martín Báez y para eso suscribió 18 cheques entre esos años. Quien cobró los fondos de la firma fue Máximo Kirchner.

2) En 2008 Néstor Kirchner transfirió a Los Sauces SA un terreno ubicado en la calle Mariano Moreno al 882 de Río Gallegos. La firma Loscalzo y Del Curto construyó un complejo de cuatro departamentos y luego los entregó en locación a la misma firma. Báez abonó por locación la suma de $ 1.691.580 entre 2009 y 2014.

La Aldea de El Chaltén

En 2009 Los Sauces adquirió la hostería La Aldea del Chaltén ubicada en una parcela de 1.961 metros en El Chaltén. Máximo Kirchner formalizó la compra ante el escribano Albornoz por $200 mil. El hotel fue tasado en 2016 en la suma de 2 millones de pesos. El gerenciamiento fue entregado a la firma Valle Mitre de Lázaro Báez. Desde 2016 el hotel está cerrado y vacío, ocupa media manzana en el centro de una localidad donde se declaró crisis habitacional por la falta de tierra para sus pobladores, muchos de ellos viven hacinados en casillas rodantes.

La cesión inversa y una operatoria en dólares

Otra operatoria en dólares que involucró a Los Sauces SA y a Austral Construcciones se centra en un predio de 1250 metros cuadrados ubicado sobre la calle 25 de Mayo de Río Gallegos. El traspaso de dominio de ese predio significó la primera vez que el empresario constructor fue quien vendió. ¿Cómo fue? Según los registros inmobiliarios consultados y revelados por LA NACION en 2016, Báez adquirió ese predio a través de Austral Construcciones por US$ 97.000 en marzo de 2007 y en 2010 se lo vendió, por el mismo valor, a Los Sauces SA. Así quedó asentado bajo la firma del escribano público Leandro Albornoz.

Gerenciamiento de hoteles Alto Calafate, Las Dunas y La Aldea

El negocio más jugoso entre Báez y la familia Kirchner fue el del alquiler de habitaciones de hotel, que nunca se llegaron a habitar. LA NACION reveló a finales de 2013 que 7 empresas de Báez firmaron acuerdos retroactivos y confidenciales con el hotel Alto Calafate de los Kirchner a mediados de 2010.

Durante más de un año desembolsó $ 10,1 millones por 935 habitaciones que nunca fueron ocupadas. Durante ese mismo período, Báez también pagó $ 3,2 millones para alquilar la hostería Las Dunas, ubicada sobre la “Fracción C1A” que, de acuerdo con los registros oficiales, fue adquirido por Néstor Kirchner en febrero de 2008. El alquiler de habitaciones se dio, además, mientras Valle Mitre SA, otra de las empresas de Báez, gerenciaba el hotel Alto Calafate, Las Dunas y la Aldea de El Chaltén. En 2013, después de las sospechas de lavado de dinero, fue apartado de la gerencia.lanacion.com.ar