Caso Neuss: arrancaron las pericias en los celulares y se destaparán secretos

Este viernes, los investigadores intentarán desbloquear dos celulares, dos Ipad y dos computadoras pertenecientes al femicida Jorge Neuss y su víctima, Silvia Saravia. En diálogo con MDZ, el perito informático Marcelo Torok explicó todo lo que podrá saberse a partir de los nuevos datos.
viernes, 16 de octubre de 2020 · 20:27

Para muchas personas, la vida pasa por sus celulares. Los amores, los odios, las peleas y hasta las infidelidades. Por eso hay tanta expectación sobre lo que puedan arrojar las pericias informáticas sobre los dispositivos que utilizaban Jorge Neuss (72) y su esposa Silvia Saravia (69). El empresario le disparó a su mujer el sábado con un revólver Magnum 357 y luego se pegó un plomazo en la sien. Hasta ahora, el móvil del crimen sigue siendo un misterio.

¿Cómo saber más? "Hoy las investigaciones forenses implican pericias multidisciplinarias. Ya no se trabaja solo en la especialidad de cada uno sino que se traza una línea de tiempo sobre la que vamos 'colgando' los distintos eventos", detalló el ingeniero y perito informático Marcelo Torok en diálogo con el programa Con qué derecho, por MDZ Radio.

Más se ahonda en el asunto, y más se enturbia el panorama. La noche anterior al crimen, Saravia le envió un Whatsapp a su hija Lucila preguntándole si podía dormir en su casa -que está cerca, en el mismo country Martindale- porque "se había peleado con 'papá'".

De hecho, la última noche la pareja no compartió el dormitorio. Al otro día, Jorge desayunó en su cama, saludó por SMS a dos amigos que cumplían años y a los pocos minutos escuchó llegar a su esposa. Cuando ella ingresó al baño en suite del cuarto matrimonial, la atacó.

Teorías

Una de las cosas que le llamó la atención a Torok -que también se dedica a la criminología- es que teniendo más de 30 armas registradas, Neuss haya elegido precisamente el Magnum para agredir a su esposa. "Está claro que optó por un arma de máxima letalidad. Su intención era matar", apuntó. 

Sobre las pericias a celulares, tablets y computadoras, anticipó que probablemente "se analizarán las comunicaciones previas, si hubo o no desactivación de alarmas. Si los vehículos se movieron -se puede constatar el GPS-, si hubo consultas por redes sociales y hasta el desplazamiento de los teléfonos por distintas antenas de la zona, incluso en combinación con otros teléfonos. Eso, sumado a lo que capten las cámaras, nos irá dando la historia de estos últimos momentos".

¿Neuss seguía a su esposa? ¿Por qué no durmieron juntos la última noche?

El Diablo, dicen, se esconde en los detalles. En consecuencia habrá que evaluar si medió algún elemento, por mínimo que sea, que pueda echar luz acerca de lo que pudo haber pasado por la mente del presunto femicida en las horas previas. "Sería interesante, por ejemplo, saber si él realizó alguna clase de seguimiento sobre las actividades de ella; o si algún teléfono de la zona se comunicó con Neuss".

Torok comentó que la forma en que hayan navegado por la web también brindará datos a interpretar. "Una cosa es una búsqueda tranquila, hacer el home banking, etc.; y otra muy diferente es si él estaba tratando de acceder a alguna cuenta de ella", advirtió el perito. "Y otra cosa que es muy definitoria cuando se realiza lo que se denomina autopsia psicológica es ver si él estuvo buscando información sobre asuntos como la justicia divina y la vida en el más allá. Todo esto nos configuraría un cuadro de situación".

En ese sentido, será igual de relevante el resultado de las pericias toxicológicas, porque existen fuertes versiones de que el agresor había comenzado a tomar alcohol en grandes cantidades durante los últimos meses. El resultado de esos análisis podría confirmar esa tesis. 

Y a partir de lo que se descubra, la fiscal María José Basiglio podrá conocer si Nauss fue instigado por alguien para hacer lo que hizo, si existió algún hecho colateral que gravitó para que se precipitara el irracional hecho de sangre o si, simplemente, fue otro hecho de mera violencia machista.