Caso Neuss: cómo impactó el femicidio de Saravia en el country más elitista del país

Los vecinos del country Martindale, uno de los más exclusivos del país y el preferido de la elite argentina para vivir o pasar los fines de semana, quedaron conmocionados por el femicidio de Claudia Saravia el pasado 10 de octubre a manos de su esposo, el empresario Jorge Neuss.
sábado, 17 de octubre de 2020 · 17:02

Los vecinos del country Martindale, uno de los más exclusivos del país y el preferido de la elite argentina para vivir o pasar los fines de semana, quedaron conmocionados por el femicidio de Claudia Saravia el pasado 10 de octubre a manos de su esposo, el empresario Jorge Neuss, quien se terminó suicidando en la propiedad familiar.

La pésima relación matrimonial entre Saravia y Neuss era un secreto a voces. Que el empresario maltrataba a su esposa pero hacia afuera todo aparentaba ser perfecto. Esa visión de la pareja también contó con la ayuda de la exclusiva privacidad que reina en el Martindale: entre los 695 lotes de unos 1.500 metros cuadrados cada uno, escasean las cámaras de vigilancia, excepto en las zonas perimetrales.

Para los investigadores del femicidio de Neuss, este culto a la privacidad atenta contra la evolución del caso: las mucamas no hablan, los vigiladores no hablan y las cámaras no existen. “Es como estar en una burbuja de cristal”, dicen al portal Infobae los que viven ahí adentro. “En su mayoría viven familias tradicionales que tienen sus hogares hace años para el fin de semana. Formás parte de tu grupo de pertenencia de élite. Claro que también están los nuevos ricos, pero con esos la élite no se junta", relatan.

De hecho, los vecinos reconocen que “si querés tener privacidad, mantener un perfil bajo, lo podés hacer”.

“Los primeros días fue de silencio absoluto, no se hablaba del tema por la conmoción de la noticia. Además nadie quiere admitir que su marido era un violento, era como un secreto a voces”, relató una inquilina del Martindale. “A medida que salen a la luz más detalles de la relación de ambos, creo que se van a animar a hablar”, dice otra. “Todos quieren cuidarse, y son muy cautos con su imagen... pero es cuestión de tiempo porque el velo ya se corrió”, agregó.

Incluso, dos integrantes del círculo íntimo del empresario femicida comentaron que “a Jorge lo invitaron a retirarse del club house porque más de una vez protagonizó hechos de violencia”.

Por su parte, a las amigas de Saravia nunca les cerró la hipótesis de pacto suicida, una idea que los investigadores sospechan que salió de la propia familia Neuss pero que quedó descartada a las pocas horas, cuando llegaron los peritos forenses de la Policía Bonaerense y vieron que la escena del crimen marcaba un claro asesinato.

Las cosas no se veían bien para Saravia días antes de su asesinato. El miércoles antes de su muerte fue, como siempre, a ver a su psicoanalista. No estaba bien pero lo ocultaba. “Ni sus amigas más íntimas sabíamos lo que estaba viviendo”, se lamenta una integrante del pequeño grupo de seis mujeres que jugaban al golf con ella en el country. El jueves participó de una clase de arte vía zoom. Quienes participaron con ella dicen que la notaron triste. “Silvia amaba el arte, y ese día no estaba bien", recuerdan. "Jorge menospreciaba su pasión. La trataba mal e incluso llegó a gritarla en el club house frente a todo el mundo”, afirma una vecina que conoce a la familia desde hace años.

Las apariencias eran una columna muy importante para los Neuss. Tanto, que Silvia pasó la última noche de su vida lejos de la cama que compartía con su esposo, en la casa de su hija Lucila, que también vive en Martindale como sus tres hermanos. “¿Puedo ir a dormir a tu casa?”, le preguntó Saravia a su hija. Pero no le contó más, solo que había tenido una discusión con su marido.

Sin embargo, allegados a la familia comentaron que Saravia y Lucila Neuss habían decidido irse unos días al campo familiar en Sierra de la Ventana hasta que se calmara la situación con Neuss. Sin embargo, la víctima fue a buscar ropa para llevarse al viaje y su marido la mató.