Una policía intentó suicidarse tras la difusión de un video íntimo

La joven de 26 años fue operada de urgencia y permanece internada en estado crítico.
miércoles, 2 de diciembre de 2020 · 11:22

 

Una policía bonaerense intentó quitarse la vida luego de que su expareja difundiera y viralizara un video íntimo. La mujer se encuentra internada en el Hospital Municipal San Luis, de la localidad de Bragado, en estado crítico.

El entorno más cercano de Belén San Román vinculó la drástica decisión de la joven de 26 años al escrache que sufrió hace algunas semanas cuando aparecieron en internet fotos y videos en los que se la veía en situaciones íntimas.

Otro factor determinante para el trágico desenlace fue el sumario administrativo que después le abrió Asuntos Internos de la Policía.

Según trascendió, la joven habría utilizado su arma reglamentaria y, al momento de efectuar el disparo, se encontraba sola en su casa, ya que sus dos hijos no estaban con ella. Fue encontrada por sus compañeros del Comando de Prevención Rural (CRP).

La víctima fue trasladada de urgencia al Hospital Municipal San Luis, a donde llegó con signos vitales débiles y fue ingresada directamente a un quirófano. Sin embargo, su estado de salud sigue siendo delicado y permanece internada en la unidad de terapia intensiva.

Pornovenganza

En julio pasado, el Senado de la Nación dio media sanción al proyecto que modifica el Código Penal para incorporar como delito "la difusión no consentida de contenidos sexuales íntimos". En los próximos días, se tratará en la Cámara baja.

La pornovenganza se refiere a la difusión sin consentimiento de imágenes o grabaciones de audio de naturaleza sexual producidas en la intimidad. La finalidad del proyecto es “castigar la difusión no autorizada de imágenes y videos íntimos de contenido sexual por medios electrónicos, a través de redes sociales, sitios web, etc., aunque dichos contenidos se hayan obtenido con el consentimiento de la víctima”.

Asimismo, la iniciativa prevé como agravante la difusión con objeto de dañar la imagen de una persona (conocido como “porno venganza”) o bien de obtener un beneficio con ello.