El acusado de matar a Florencia seguirá en la cárcel y sobreseyeron a su pareja

La Justicia le dictó la prisión preventiva a Pablo Arancibia. Quedó como único imputado en la causa tras ser desvinculada Micaela Méndez. Las pruebas que lo complicaron.
martes, 29 de diciembre de 2020 · 19:41

 

 

Sólo dos semanas pasaron desde que Pablo Ramón Arancibia (33) fue detenido cuando aún se encontraba desaparecida Florencia Agustina Romano (14). Dos días después de ese allanamiento en su casa del pasaje Berra, el sospechoso fue imputado por el femicidio y los investigadores hallaron el cadáver de la adolescente en una acequia de calle Alsina, Luzuriaga.

Con una importante cantidad de pruebas en su contra, la fiscal de Homicidios Claudia Ríos, quien lidera la instrucción, solicitó rápidamente la prisión preventiva contra Arancibia. Y así fue que este martes, en tiempo récord, la Justicia le dictó la medida de coerción al acusado.

La audiencia fue a través de video conferencia y, al escuchar la resolución, el imputado aplaudió a la cámara que lo enfocaba. 

El magistrado, en su resolución, envió un oficio a la penitenciaría para proteger la integridad física de Arancibia en la cárcel, debido a las amenazas de muerte que sufre.  

En la misma audiencia, que se realizó a través de videoconferencia, el juez Federico Martínez, del Juzgado Penal Colegiado Nº1, hizo lugar al pedido de sobreseimiento de la pareja del presunto femicida, Micaela Estefanía Méndez, quien había sido imputada en el comienzo de la pesquisa.

Florencia Romano, la víctima.

Fue la propia representante del Minisiterio Público quien había solicitado que la joven, de 27 años, quedara desvinculada de la causa, al constatar a través de diversas pruebas y testimonios que no tuvo ningún tipo de participación en el asesinato de la menor. 

Con respecto a Arancibia, durante la sesión la fiscal Ríos realizó un repaso sobre los elementos que lo tienen sumamente comprometido en el expediente. 

Empezando por el intercambio de mensajes entre el acusado y la Florencia, a través de la red social Instagram y pasando por el recorrido que constaba en la tarjeta SUBE de la adolescente, pruebas que permitieron encaminar la investigación en un comienzo.

Asimismo, se hizo mención de las imágenes tomadas por las cámaras de seguridad públicas que captaron a la menor bajando del colectivo, a la vuelta de la casa de Arancibia, a donde este la fue a buscar.

La escena policial tras el hallazgo del cadáver.

También se destacó el testigo clave del caso, un familiar de Méndez que condujo a los pesquisas hacia el lugar donde fue descartado el cadáver de la adolescente.

El hombre reveló que el imputado le pidió el sábado 12, día en que Florencia dejó de ser vista, que pasara a buscarlo por su casa, ya que "quería tirar un perro que habían atropellado fuera de su casa".

El testigo junto a su esposa pasaron por la casa del pasaje Berra, en Gutiérrez, donde Arancibia salió con un bulto cubierto por mantas y lo cargó en el baúl.

En el camino, el acusado le pidió que se detuviera cuando pasaban por calle Alsina de Luzuriaga. Acto seguido, descendió del auto, bajó los restos del supuesto perro y los restos a una acequia. Cuatro días después un trabajador de la zona los descubrió y se confirmó que era el cadáver de Florencia.

El Sol