Rechazan la prisión domiciliaria para la mujer acusada de intentar matar a la periodista Melisa Zurita

Lo decidió la Justicia de Morón. A la vez ordenó una investigación luego de descubrir que Geraldine Martínez era trasladada sin autorización desde Ituzaingó, donde está detenida, a su psiquiatra particular.
jueves, 10 de septiembre de 2020 · 21:47

 

La Justicia de Morón rechazó hoy la prisión domiciliaria para Geraldine Martínez, la mujer detenida por la tentativa de homicidio de la periodista de Canal 26 Melisa Zurita, y ordenó una investigación penal luego de descubrir que la trasladaban, sin autorización judicial, desde los calabozos de la comisaría de Ituzaingó donde cumplía su arresto hasta su psiquiatra particular, informaron hoy fuentes judiciales.

Si bien en julio le había concedido el beneficio –aunque nunca llegó a efectivizarse-, hoy el juez de Garantías 5 de Morón, Jorge Rodríguez, cambió de criterio y rechazó la morigeración de la prisión preventiva para Martínez (37).

El magistrado también ordenó que la imputada sea remitida a una unidad del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) donde pueda continuar su tratamiento psiquiátrico.

La clave para que el juez le negara la prisión domiciliaria a Martínez radica en que durante una nueva pericia psiquiátrica ordenada por la Cámara de Apelaciones surgió que la imputada había tenido salidas no autorizadas de la comisaría.

Según las fuentes, Martínez se presentó a la pericia oficial con un dictamen e informes de las sesiones que había tenido en los últimos días con su psiquiatra particular, en un consultorio del barrio porteño de Caballito, algo que no habían autorizado y de lo que tampoco estaban enterados ni el juez ni el fiscal.

"Es un escándalo. Hay al menos siete salidas comprobadas. Los días martes y sábados. La sacaban de la comisaría 1ra. de Ituzaingó en patrullero a las dos de la tarde y volvía a las nueve de la noche", dijo a Télam el abogado Diego Storto, quien representa en la causa a Zurita como particular damnificada.

A partir de este episodio, el juez Rodríguez denunció el hecho para que un fiscal de Morón inicie una causa para investigar a los policías que sin orden judicial trasladaban a la imputada, que es hija de un comisario retirado de la Policía Federal, hasta lo de su psiquiatra.

Además, el fiscal Tavolaro, que en un principio había estado de acuerdo en que Martínez cumpla una prisión domiciliaria en un departamento de Puerto Madero, emitió un nuevo dictamen en el que se opuso y en el que también se basó hoy el juez para no conceder el beneficio.

"Entiendo que el manejo de los traslados de Martínez a un centro de salud fuera del ámbito jurisdiccional, por personal policial de diversas seccionales, sin autorización o conocimiento del suscripto, empleando móviles y recursos, tanto humanos como materiales, de por sí escasos y en plena pandemia, aún cuando fuera para su atención terapéutica, revisten una gravedad institucional de singular importancia que no puede soslayarse", afirmó el juez en la resolución a la que accedió Télam.

A la hora de fundamentar su decisión, Rodríguez agregó que con las salidas ilegales de la comisaría quedó en evidencia que "la causante cuenta con los medios para burlar su eventual sometimiento a las consecuencias del proceso", lo que incrementa "exponencialmente los riegos procesales".

Martínez se encuentra procesada con prisión preventiva por los delitos de "homicidio simple reiterado -dos hechos- en grado de tentativa, robo agravado por el uso de arma y hurto calificado por haberse empleado llave verdadera previamente sustraída".

Storto informó que a partir de estas irregularidades "dos comisarios ya fueron separados del cargo y sumariados" y también aclaró que espera que Martínez continúe detenida porque "quedó claro con estas salidas que hay riesgo de fuga".

También comentó el abogado que el peritaje oficial realizado la semana pasada indica que Martínez "no es inimputable, ni necesita una internación psiquiátrica en una clínica".
 

El hecho


Según la acusación fiscal, el hecho ocurrió el 6 de junio pasado, alrededor de las 19, cuando Martínez, mediante el empleo de un alicate, cortó el alambrado perimetral e ingresó al barrio cerrado "El casco de Leloir", sito en calle Del Facón 1025 de Ituzaingó.

Con un cutter en la cintura y cuchillos en sus manos, la mujer se dirigió a la casa de su exmarido, Gustavo Holstein, CEO de la marca de lentes Orbital, pero allí estaba la actual pareja del empresario, la periodista Zurita, con su hija de 4 años.

Según contó la víctima, Martínez irrumpió al dormitorio donde estaba descansando con la niña y le dijo "estoy armada, te voy a matar a vos y a tu hija", tras lo cual hubo un forcejeo en el que la imputada le arrebató el teléfono iPhone 11 Plus con el que la Zurita intentaba pedir ayuda a su marido y luego escapó con su hija por una ventana y se refugió en la casa de un vecino.

Siempre según la acusación, por último, Martínez se apropió de las llaves y hurtó la camioneta Jeep Renegade de Zurita con la que intentó escapar del barrio, aunque en la puerta fue interceptada por personal de seguridad privada que la redujo, impidió su egreso y la entregó a la policía.