Asesinaron a un joven de 17 años mientras trabajaba en una panadería en José C. Paz

La víctima es Joel Sánchez, quien estudiaba por la mañana y trabajaba por la tarde en el comercio. La madre del adolescente dijo que "entró directamente a matar".
jueves, 11 de noviembre de 2021 · 11:40

Un adolescente de 17 años fue asesinado a puñaladas por un delincuente que sorprendió mientras se encontraba trabajando en una panadería de la localidad bonaerense de José C. Paz y la madre del joven dijo que el sujeto "entró directamente a matar" ya que no se habría robado nada.

El trágico hecho ocurrió en la tarde del miércoles en un local ubicado en la esquina de las calles Martín Coronado y Cumaná, del Barrio Frino de la mencionada localidad y la víctima fue identificada como Joel Sánchez. Jésica, la madre de Joel, señaló en declaraciones televisivas: "Entro directamente a matar y mi hijo terminó tirado como un perro desangrado. Nadie me dijo si ya está detenido. Cuando asesinó a mi hijo se le cayó el teléfono y están haciendo peritajes".

"Joel estaba terminando el quinto año a la mañana y a la tarde atendía el negocio. Quería ser gendarme", indicó la mujer, tras lo cual dijo que el episodio ocurrió pasadas las 18:00 y manifestó: "Mi hijo murió en el hospital. Por favor que se haga justicia y no olviden a mi hijo".

El crimen de Joel ocurrió a poco más de 72 horas del asesinato de Roberto Sabo, el kiosquero de Ramos Mejía, y, si bien trascendió que se trataría de un homicidio en ocasión de robo, la madre del joven resaltó que el asesino ni siquiera se llevó el teléfono celular de su hijo.

Según se informó, la víctima habría recibido cuatro puñaladas y fue trasladado de urgencia al Hospital Caporaletti, pero no logró resistir y falleció. En tanto, trascendió que en su huida el delincuente perdió un celular y un cuchillo de carnicero, la posible arma homicida, mientras que fuentes del caso investigan si hubo una pelea previa entre el homicida y la víctima.

Tras conocer la noticia, los vecinos del lugar quemaron neumáticos e hicieron sonar sus cacerolas frente a la Comisaría 3° sobre la calle Potosí, a tan solo una cuadra del lugar donde mataron al adolescente.