Bajó para abrir la puerta del edificio y cayó por el hueco del ascensor

La joven fue identificada como Alicia Sánchez, de 25 años. El cuerpo fue encontrado en el hueco del elevador, a la altura de la planta baja.
lunes, 15 de noviembre de 2021 · 12:50

La ciudad de Pinamar fue el escenario de un hecho trágico e inesperado. Una joven de 25 años murió tras caer por el hueco del ascensor desde un décimo piso, justo cuando se disponía a bajar a abrir la puerta de entrada del edificio donde vivía a una amiga.

El hecho ocurrió cerca de las 4 de la madrugada del domingo en un edificio ubicado en la calle Constitución, entre Simbad y Del Libertador. Allí, Alicia Sánchez perdió la vida de manera instantánea tras caer al vacío desde un décimo piso.

Según informó Pinamar Diario, Alicia se encontraba junto a familiares y algunos amigos en uno de los departamentos del inmueble mientras celebraba una fiesta hogareña. Cerca de las 4, una amiga tocó el timbre del portero eléctrico de la calle y ella decidió bajar a abrir la puerta de entrada al edificio.

Sin que se escucharan ruidos fuertes o gritos, la joven que esperaba en la puerta del edificio volvió a insistir con el timbre del portero. Alicia no bajaba a abrirle y ya habían pasado casi cinco minutos desde que la habían atendido.

Una vez que la familia atendió el portero fue que se inició el drama. Ante la incógnita sobre el paradero de la joven, la familia salió a buscarla por la zona común del edificio. Uno de sus allegados notó que la puerta estilo tijera del ascensor estaba abierta en el décimo piso y se veía un hueco negro en la mitad inferior.

Al descender a través de las escaleras, la familia se acercó al hueco del ascensor y allí encontraron el cuerpo sin vida de la joven de 25 años. El cadáver de Sánchez fue rescatado por personal de bomberos voluntarios y de la Policía de Pinamar.

De acuerdo a las primeras hipótesis, se estima que al llamar al ascensor, la joven abrió la puerta sin constatar que la cabina todavía no se encontraba al nivel del suelo. Todavía no se reveló la información referida a la habilitación técnica del elevador y sobre los controles cotidianos al que debe someterse para su correcto funcionamiento.

La causa quedó en manos del fiscal Juan Pablo Calderón, de la UFI Nº 4 de Pinamar, quien realizará entrevistas a familiares y recogerá la información necesaria para continuar con la investigación en el transcurso de los primeros días de la semana.

Alicia Sánchez tenía una hija de cuatro años y vivía en Ostende. Había estudiado la carrera de Martillera y Corredora Pública de la UADE y se encontraba en Pinamar para visitar a su familia.

La madre de Alicia también había perdido la vida hace unos años. Por eso, varios familiares le escribieron mensajes de despedida en las redes y le procuraron un “buen encuentro” con su mamá.

En tanto, la ciudad de Pinamar se vio conmocionada por el hecho en medio de un día que estuvo marcado por las elecciones. En esa localidad se votó para renovar la mitad de las bancas de los ediles en el Concejo Deliberante.

La costa argentina había sido escenario de otro accidente fatal ocurrido en un ascensor: el 9 de julio de este año, la joven Lucero Fresco de 23 años murió al caer a través del hueco del elevador en un edificio de Mar del Plata.

Fresco, dueña de un local de estética, se juntó con seis amigos en una cervecería de calle Güemes hasta la medianoche, cuando las restricciones horarias los obligaron a retirarse. Pero la reunión no terminó ahí: siguió en el 3°A de un edificio con vista al mar entre música y alcohol. Todo marchaba bien hasta las 3.12 de la madrugada, cuando las risas se convirtieron en gritos de horror y desesperación. Es que exactamente a esa hora Lucero salió al pasillo acompañada por dos jóvenes y, por motivos que aún se investigan, cayó por el hueco del ascensor y murió. Según la investigación, sus amigos tardaron casi media hora en llamar a la policía mientras que dos de ellos se retiraron del edificio antes de que llegaran los oficiales. Una pericia determinó que el ascensor no tenía fallas y que había sido revisado 4 días antes del hecho.

“Hay muchas cosas que no cierran en el caso, que son extrañas. Tenemos determinado que se tardó 26 minutos en llamar al 911, aunque todos los amigos de Lucero ya sabían que se había caído. Además, los dos chicos que salen con ella al pasillo al momento de la caída -identificados como Ariel y Alan- se retiran 5 minutos después de la caída y luego regresan. No sabemos que hicieron en ese tiempo”, aseguró a Infobae Samantha Bauer, abogada de la familia de Lucero. (Fuente: infobae.com)

Más de