Crimen de Lucio: la pareja acusada fue trasladada a San Luis ante una posible pueblada

La pareja acusada por el crimen de Lucio Dupuy, el nene de 5 años asesinado a golpes en La Pampa, fue trasladada a San Luis para evitar una escalada de incidentes como los registrados en la Comisaría en la que se encontraban alojadas en la ciudad de Santa Rosa.
martes, 30 de noviembre de 2021 · 08:26

Magdalena Espósito Valenti, de 24 años y mamá de Lucio, junto a su pareja, Abigail Páez, de 27, están alojadas en el Complejo Penitenciario 1 ubicado en la ciudad de San Luis, confirmó el Ministerio de Seguridad Puntano.

“La Pampa carece de un servicio penitenciario propio y para alojar a sus penados hace uso de instalaciones federales o de otras provincias, a partir de convenios celebrados previamente para tal fin”, informaron desde la cartera.

Espósito Valenti está acusada del delito de homicidio calificado por el vínculo, que prevé una pena de perpetua, mientras que Páez está apuntada por homicidio simple, que contempla una pena de 8 a 25 años.

El juez Daniel Ralli dictó la prisión preventiva para ambas hasta la finalización del proceso.

Las mujeres estaban alojadas en la Comisaría Sexta de Santa Rosa, pero se decidió su traslado luego de los serios incidentes que se registraron en la noche del domingo, cuando un grupo de manifestantes provocó destrozos y quemó al menos dos patrulleros.

Lucio, de 5 años de edad, murió el viernes 26 por la noche, luego de ser brutalmente golpeado. Vivía en una casa de la calle Allan Kardec al 2300, de Santa Rosa, junto a su madre, Espósito Valenti, y a la pareja de su mamá.

El niño fue ingresado el viernes 26 por la noche, convulsionando, a la posta sanitaria del barrio Atuel. Luego fue trasladado al Hospital Evita, ya sin signos vitales, donde se constató su fallecimiento.

De acuerdo a la información brindada por Diario Textual de la provincia pampeana, Lucio ingresó al hospital con sangre en la boca y moretones en diversos lugares del cuerpo. Incluso tenía la marca de una zapatilla en la espalda.

Según una autopsia, se pudo establecer que murió por “múltiples golpes” y, además, se comprobó que tenía mordeduras y quemaduras de cigarrillo, entre otras lesiones de vieja data.

La historia clínica indica que Lucio había ingresado en reiteradas oportunidades al Hospital Evita. Entre otras heridas, sufrió una fractura en una mano y la quebradura de un dedo. En esos ingresos no se consignaron las causas: simplemente el nene fue atendido de las dolencias que presentaba.

Redacción / SL24