Crimen de Lucio: los fiscales comienzan a llamar a testigos

“Estamos en plena recolección de pruebas. La semana próxima empezaremos con entrevistas (a testigos) y otras pericias”, dijo en Radio Textual (LU 33).

Escrito en NACIONALES el

El fiscal Walter Martos dijo este sábado que la próxima semana se iniciarán una serie de entrevistas con testigos y confirmó que ya tienen en sus manos una ampliación del informe de la autopsia del cuerpo de Lucio Dupuy, el nene de 5 años asesinado hace ocho días en Santa Rosa.

También confirmó que se está analizando la posibilidad de pedir el cambio de las calificaciones de las imputaciones a las dos acusadas: Magdalena Espósito Valenti está acusada de homicidio simple agravado por el vínculo y Abigail Páez por homicidio simple. “Hay elementos que vinculan a las acusadas con el asesinato. Por eso están acusadas. Pero hay que ir realizando una serie de diligencias para reconstruir los hechos y coordinar las pruebas”, manifestó. “No se descarta un cambio de calificación”.

El abogado de la familia paterna, José Mario Aguerrido, ya adelantó que pedirá agravar la calificación: dijo que se trató de un “crimen de odio de género”.

En la semana, además, las autoridades secuestraron dibujos que hacía Lucio en su casa. Martos prefirió no confirmar ese dato. Pero se supo que, además de esos dibujos, los fiscales pidieron el legajo de Lucio que había en el jardín de infantes.

La semana pasada, el forense Juan Carlos Toulousse entregó un informe final de la autopsia. Se revelaron golpizas y otros múltiples maltratos. Tanto actuales como de vieja data.

Los fiscales pidieron una ampliación, que ya Toulousse entregó, según dijo Martos.

Lucio, de 5 años de edad, murió el viernes 26 de noviembre por la noche, luego de ser brutalmente golpeado. La sospecha es que era maltratado en forma reiterada: entre diciembre de 2020 y marzo de 2021 fue hospitalizado en cinco oportunidades por diversas fracturas -por ejemplo, de un brazo y de un dedo-. Sin embargo, pese a esas alertas, nadie del sistema sanitario hizo una denuncia.

Vivía en una casa de la calle Allan Kardec al 2300, de Santa Rosa, junto a su madre Magdalena Espósito Valenti y a la novia de su mamá, Abigail Páez. Ambas fueron imputadas del homicidio y están detenidas.

Lucio fue llevado cerca de las 21 horas del viernes 26 de noviembre por Abigail, en brazos, a la posta sanitaria del barrio Río Atuel. El nene estaba desvanecido. Su madre Magdalena Espósito, en ese momento, estaba trabajando de moza en el Hotel Mercure.

La posta estaba cerrada. Por eso un vecino comenzó a hacerle respiración boca a boca. Luego se sumó una enfermera para hacerle RCP. Otra vecina, al ver que no llegaba la ambulancia, cargó al nene en su auto y lo llevó, en contramano, al Hospital Evita. Allí se confirmó su muerte, cerca de las 21.30 horas.

Pasadas las 22 horas, Abigail y Magdalena fueron detenidas por orden de la Justicia.