El conocido trapero rosarino FF fue detenido tras feroz enfrentamiento a tiros

El martes a la madrugada balearon una casa de bulevar Seguí al 1000 y sus ocupantes, entre ellos Franco Fernández, de 22 años, respondieron disparando. Hubo siete detenidos de ambos bandos
martes, 2 de febrero de 2021 · 19:56

 

“No es una locura, sino una fiesta de pandilleros/ Nada, pero es una fiesta de gangsta/ No es nada más que una «motherfucker» fiesta gangsta". Con estilo y en su estilo el asesinado Tupac Shakur (2Pac) y Snoop Doggy Dogg cantaban en 1995 un estribillo, una banda de sonido de serie o película, que bien puede ajustarse a la nocturnidad rosarina: "Gangsta party", un título alternativo para la canción “2 of Amerikaz Most Wanted”. Poco habían pasado de las 3.30 de este martes cuando un diálogo encendido de armas automáticas sobresaltó a los vecinos de bulevar Seguí al 1000, entre Sarmiento y San Martín. Una Ford EcoSport estacionó frente a una casa de dos plantas y desde su interior dispararon a mansalva balas calibre 9 milímetros contra la fachada. Pero esta vez la balacera no fue, como suele ser en la gran mayoría de los casos, unidireccional: desde la vivienda respondieron también con calibre 9 milímetros.

La balacera terminó con siete personas detenidas, pero entre ellas estaban no sólo los agresores sino también quienes estaban en la vivienda atacada. Y entre ellos sobresalió Franco Fernández, un joven de 22 años muy conocido como "FF" en el mundo del trap, uno de los géneros de la música urbana, tal como se denomina al hip hop y sus derivados. Fernández se hizo conocido entre el público sub 20 hace tres años con el tema “Salimos”, que superó el medio millón de reproducciones en YouTube. En su perfil de la red social Instagram se lo ve promover sus últimos lanzamientos, que incluyen videoclips con la conductora de tevé Romina Malaspina y fotos publicitarias con el hijo de Claudio Paul Cannigia: el mediático Alexander.

De la casa del joven incautaron además una camioneta Land Rover Range Evoque, estacionada en el garaje, un contrato de alquiler, celulares, 11.500 dólares en efectivo y gran cantidad de alhajas, relojes, pulseras y cadenas de oro.

Cuando todavía el aroma a pólvora flotaba en el aire húmedo de la madrugada, varios patrulleros llegaron a la escena alertados por los llamados al 911. Así fue como los vecinos de Seguí al 1000 comenzaron a sacar la nariz a la vereda y ver qué sucedía. Lo primero que vieron fue una EcoSport color roja con nueve impactos de bala: siete en el techo, uno en la patente trasera y el restante en la rueda delantera izquierda. El vehículo tenía pedido de captura por un robo en Pérez. En el interior había quedado una pistola calibre 40 y a la vuelta de la casa baleada fueron detenidos tres jóvenes, dos de ellos menores de edad, como sospechosos de haber disparado desde ese rodado.

El frente de la vivienda tenía al menos media docena de impactos y sobre el pavimento se marcaron con tiza ocho círculos que se correspondían con vainas servidas en la escena. Del interior de la casa se llevaron detenidas a cuatro personas, al menos tres residentes en el lugar. Se secuestraron dos pistolas 9 milímetros y media docena de vainas servidas y restos encamisados en un balcón a la calle.

“El Trap es una movida muy consumida por los sub 20, es el género musical de moda. Mezcla rap, hip hop y dubstep. Es una movida en la que no se venden discos ni dan tantos conciertos, pero acumulan muchas visualizaciones en canales de YouTube. Y tienen muchos seguidores en redes sociales como Instagram o Twitter”, explicaron consumidores del género.

“Como en toda movida, hacia arriba, hay una confluencia de moda: mucha guita, autos caros, armas pesadas e identificaciones en torno al género dominante de la industria musical. En esa ecuación es negocio hacerse el narco malo. Mostrarse con armas, hablar de la mafia y todos esos berretines. Es muy difícil conocer qué es verdad y qué es una pose en esas exposiciones. Pero ni a palos hay una movida de guerra de pandillas como fue alguna vez en Estados Unidos con los raperos de la Costa Este y Oeste, digna de la mafia, que generó decenas de raperos asesinados, entre ellos Tupac Shakur, en septiembre de 1996”, coincidieron veteranos de la movida local.

En los últimos 15 meses dos asesinatos salpicaron la movida del trap local. La madrugada del viernes 25 de octubre de 2019, en una ejecución con sello sicario y tinte mafioso, fue ejecutado Emanuel "Ema Pimpi" Sandoval, hampón de la zona norte que en los últimos años de su vida, y estando con prisión domiciliaria, se vinculó al mundo de la producción de videos musicales en los géneros trap y regatón. Su sello tenía videos con Charlotte Caniggia y Vicky Xipolitakis.

La tarde del jueves 4 de junio pasado en Cerrito al 2800, casi intersección con Riccheri, en pleno barrio Parque, fue ejecutado Diego Fabio Mujica, un trapero conocido como “Mujikha”, en el interior de su su viejo Volkswagen Gol Country. Fue acribillado con calibre 9 milímetros. En su regazo tenía una pistola calibre 22 milímetros que alcanzó a disparar en un último intento de defensa.

 

Según la reconstrucción de los investigadores sobre lo ocurrido la madrugada del martes, en una vivienda de dos plantas ubicada a mitad de cuadra por bulevar Seguí se encontraban cuatro personas: Lorena Gisela G., de 42 años; “FF” Fernández, de 22; Oscar Agustín S., de 22, y Alan Luis T., de 19 y con domicilio en Gaboto al 1500. Pasadas las 3.30 se estacionó frente al portón de esa casa un EcoSport rojo en el cual, según los investigadores, iban tres adolescentes: Juan Manuel L., de 18 años y domicilio en el barrio de La Carne, y dos pibes de 16 y 17 años oriundos del barrio 17 de Agosto.

Según la versión oficial, desde el EcoSport comenzaron a disparar contra la vivienda tal vez sin esperar que el ataque fuera repelido, por la descripción dada, desde un balcón ubicado sobre el portón del garaje. Todo lleva a inferir que quienes estaban en la casa sabían que iban a ser atacados y estaban preparados para responder.

La ferocidad del ataque y del contrataque quedó grabada tanto en la fachada de la casa como en la chapa del EcoSport. Sin embargo la mayoría de los vecinos de la cuadra dijeron no haber escuchado nada, aunque se mostraron asustados y preocupados.

¿Por una foto?

Con el correr de las horas la usina de las versiones comenzó a lanzar sus relatos. Más aún cuando en la escena estaba un trapero conocido que en sus redes tenía fotos con autos caros y armas humeantes. Una de las hipótesis de investigación en la mesa del fiscal de Flagrancia Iván Enriquez tendría como motivación del ataque una foto que circuló por medios y redes en los últimos diez días.

En la foto puede verse a un grupo de nueve muchachos portando poderosas armas largas y de mano. En el grupo sobresalen tres. El único a cara descubierta es Zaramay, un trapero de 26 años que llegó al número uno en el Billboard Argentina Hot 100 de Artistas Argentinos durante la semana del 19 de julio de 2020.

En la foto, tomada en Rosario en las últimas semanas cuando el músico vino a realizar un videoclips, pueden verse al menos dos fusiles FAL, pistolas 9 milímetros Glock, Bersa y Taurus, una carabina GSG AK-47 Black y cargadores (redondos) KCI surcoreanos de 50 o 100 disparos. Según esa hipótesis policial, las armas pertenecerían al arsenal de la banda de Los Monos. En la misma foto y en primera línea puede verse a dos muchachos ligados, uno de ellos por sangre, a la familia Cantero.

“Soy un personaje polémico. Rosario es una ciudad polémica. Yo vine a laburar. Y eso hice desde el día uno hasta que me fui. No vine hacerle mal a nadie. No salimos a matar a nadie. Vine a trabajar en un video clip. Si alguien tiene un video donde yo esté disparando un arma... Te doy un abrazo Pa!”, dijo el músico en el canal de YouTube Daykon, que tiene 204 mil suscriptores. Y se despidió: “Zaramay, activo con la mafia”.

Siguiendo con la hipótesis policial, la exposición pública de las armas en las fotos del backstage del video de Zaramay habría motivado indignación y furia en un sector de Los Monos que ordenó un ataque a balazos contra la casa de FF. ¿Por qué contra FF? Porque sería amigo de Zaramay.

¿Tan sólo con esa razón? “Se comenta que junto a FF estaba uno de los familiares políticos de Cantero”, explicó un vocero policial. ¿Los Monos disparando contra la familia, por más que sea política? “Son dos facciones de Los Monos en conflicto”, agregó el vocero policial. Otras versiones que surgieron durante el día y las primeras horas de la investigación están relacionadas, tienen que ver con conflictos generados en la nocturnidad y las relaciones interpersonales.

El fiscal Enriquez ordenó que los dos adolescentes detenidos quedaran a disposición del la Justicia de Menores. Por su parte los cinco mayores detenidos, entre ellos el trapero FF serán imputados en principio este jueves en horario a determinar. El fiscal, quien comisionó a efectivos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) para que trabajaran en territorio, analizaba al cierre de esta edición los delitos que iba a imputarles. En principio sería por el delito de tenencia ilegítima de arma de fuego.

 

La Capital

Galería de fotos