Salta: detectan signos de abuso y depresión entre los denunciantes del cura Rosa Torino

Cuatro psicólogos apoyaron el relato de quienes acusan al sacerdote.Esta semana testificarán el exnovicio y la exmonja que aún no dieron su versión.
martes, 29 de junio de 2021 · 11:04

 

La segunda audiencia del juicio oral y público contra el sacerdote Agustín Rosa Torino por abusos sexuales fue un revés para el religioso. Testificaron cinco psicólogos, de los cuales cuatro confirmaron los dichos de los denunciantes. La única que no lo hizo fue la perito de parte de la defensa, Luciana Herrando.

"Tiene características disruptivas compatibles con vivencias de agresión sexual", afirmó Natalia Colombo, que atendió a "Y" cuando tenía 20 años. La profesional enmarcó al joven en una "personalidad frágil y dependiente afectiva y emocionalmente". Afirmó que mostraba una "necesidad de sentirse valorado y aceptado", y aseguró que esto contribuyó a que no supiera identificar situaciones de riesgo.

"Y" fue el único de los tres denunciantes que testificó hasta ahora. En su relato aseguró que en la congregación que Rosa Torino dirigía se naturalizaban los abusos y que "le interesaba más" la guía espiritual de Rosa Torino que "los abusos que sufría". La declaración de la psicóloga estuvo en línea con las palabras del joven. Aseguró que se trata de una persona "que no puede defenderse". "Es muy vulnerable, su nivel de angustia es por una vivencia bastante avasalladora en su vida", concluyó.

Otra de las psicólogas que atendió a "Y" testificó por haberlo asistido como parte de la fiscalía de Delitos Contra la Integridad Sexual 2, previo a que realizara la denuncia. En este contexto, Laura Figueroa aseguró que su relato fue "contundente y coherente". Además, la profesional indicó que lo observó "movilizado por la situación que estaba atravesando". Señaló que esos hechos estaban relacionados con la "asimetría con personas que tenía idealizadas y eso lo afectó", destacó.

El tercero en declarar fue Víctor Paz, que analizó a Valeria Zarza, una de las asistentes más cercanas al cura. El psicólogo indicó que no aparecieron indicadores patológicos o indicios de que pudiera faltar a la verdad, pero tampoco de abuso sexual. Sin embargo, aclaró: "Pueden aparecer posteriormente porque ella estaba en un proceso de resignificación de hechos, que si no había un adecuado abordaje eso se podía instalar en el psiquismo como daño".

El proceso de resignificación al que se refirió el psicólogo es sobre su ruptura con la comunidad. "Estaba tan ordenada su vida dentro, que al salir quedó en estado de incertidumbre. Por muchos años otras personas decidieron por ella", dijo. Sin embargo, el especialista advirtió que Zarza no asumió un papel pasivo, sino de defensa. "Ella intentaba mostrar como que no la afectaba, pero al comenzar a conversar se detectaba depresión y ansiedad, aunque se intentaba mostrar autosuficiente. El gasto energético de eso es muy alto", resaltó. Agregó que incluso llegó a estar medicada con ansiolíticos y antidepresivos. "Tenía pensamientos suicidas", aseveró.

Para el tercer denunciante, A.A., fue el único para el cual la defensa presentó perito de parte: la psicóloga Luciana Herrando. La profesional se mostró nerviosa y titubeante ante las consulta de los magistrados y la fiscal Verónica Simesen de Bielke. La mujer indicó que el exabogado de Rosa Torino, Sosa, la convocó de urgencia y realizó junto a otra perito del Ministerio Público Fiscal el análisis del exnovicio en tres entrevistas. La psicóloga indicó que el joven tenía una personalidad "neurótica con rasgos esquisoides, psicopáticos y rasgos perversos". "Por eso tiene un trastorno limítrofe de la personalidad", agregó. Sobre indicios de abusos sexuales aseveró que "hubo registros", pero los relacionó con "abusos ocurridos en la infancia" y aseguró que también observó rasgos de fabulación.

Ante la consulta sobre la técnica de abordaje utilizada y sus conclusiones, titubeó. Ante ello se le consultó si había realizado alguna pericia judicial, a lo que contestó que "nunca". Por su lado, el juez Roberto Lezcano consultó si había leído el informe de la otra perito que participó de las entrevistas. Ante la negativa, le advirtió enfáticamente: "Le pregunto porque hay una gran discrepancia".

Por último testificó Carolina Cornejo, que desmintió todo lo dicho por Herrrando, con quien compartió las pericias. La psicóloga del Ministerio Público descartó rasgos "de mendacidad" en el joven y de manera tajante aseguró: "Toda la pericia confluye en los indicadores compatibles con vivencias de abuso sexual. Mostró rasgos de haberse sentido dañado, atropellado, muy herido e intentó huir con 3 intentos de suicidio infructuosos, por lo que, por último, decidió fugarse", indicó.

Si bien se esperaba que ayer testificaran los dos denunciantes del cura que no lo hicieron en la primera jornada, un exnovicio y una exmonja, finalmente se supo que lo harán de manera presencial entre el miércoles y el jueves.

Testimonios presenciales

De los 3 denunciantes hasta ahora solo testificó uno. Los otros dos, un exnovicio y una exmonja, al no estar en la provincia lo iban a hacer de manera virtual. Sin embargo, se decidió finalmente que den sus testimonios de manera presencial esta semana, entre el miércoles y el jueves.
Para el juicio son alrededor de 50 testigos. Desde la fiscalía se advirtió que “más de un testigo podría haber sido parte denunciante, pero decidieron atravesar el proceso como testigos”.