Darán a conocer en las próximas horas las condenas por el crimen de una mujer policía

El Tribunal Penal Juvenil 2 de Quilmes se expedirá este mediodía sobre las penas impuestas a tres "motochorros" que el 16 de agosto del año pasado asesinaron de un disparo en el tótax a Micaela Romero. La querella había solicitado 25 años para los acusados.
lunes, 12 de julio de 2021 · 11:34

 

El tribunal que lleva adelante el juicio a tres jóvenes acusados del crimen de Micaela Romero, la integrante de la Policía Federal Argentina (PFA) asesinada por "motochorros" que la asaltaron el año pasado en el partido bonaerense de Quilmes, darán a conocer en las próximas horas la fecha del veredicto, informaron fuentes judiciales.

La notificación para las partes sobre el día del veredicto será en horas del mediodía y está a cargo de Tribunal de Responsabilidad Penal Juvenil 2 quilmeño.

En los alegatos, la fiscal María Julia Botasso y el particular damnificado coincidieron con el pedido de 25 años para todos los acusados.

Según las fuentes, la instructora judicial pidió que se condene a los acusados -dos jóvenes de 18 años y uno de 17- por el delito de "homicidio en ocasión de robo doblemente agravado".

Por su parte, la defensa de los imputados requirió la absolución ante los jueces Alejandro Paccioretti, Gladys Krasuk y Analía Consolo.

Micaela Romero tenía 23 años, era madre de una nena de 2 y tenía un año de antigüedad en la fuerza, donde se desempeñaba en la División Protección Residencia Presidencial de Olivos y Operaciones de la PFA, aunque estaba de licencia médica cuando fue asesinada.

El crimen de Micaela fue cometido cerca de las 7 del domingo 16 de agosto del año pasado, en el que se celebraba el Día del Niño, cuando lapolicía, que estaba vestida de civil y no llevaba su arma, fue junto a un amigo a comprar cigarrillos a un comercio cercano a su domicilio de La Cañada, Quilmes, cuando ambos fueron abordados por varios delincuentes que iban en moto.

Los investigadores dijeron que la oficial recibió un disparo a la altura del tórax, mientras que los delincuentes alcanzaron a sacarle el celular para luego escapar.