Allanan la casa de uno de los máximos jefes policiales de Santa Fe

El subjefe de la Policía santafesina está involucrado en una causa en la que se investigan negociados con autopartes en uno de los talleres de la fuerza. Se trata de la segunda persona en jerarquía dentro de la institución. Ya le pidieron la renuncia pero el escándalo crece.
viernes, 30 de julio de 2021 · 11:03

 

El domicilio particular del subjefe de la Policía de Santa Fe, Ariel Zancocchia, fue allanado hoy en el marco de 19 procedimientos ordenados por el Ministerio Público de la Acusación (MPA) en una causa en la que se investigan irregularidades en la compra-venta de autopartes en un taller de la fuerza.

El segundo de la Policía santafesina fue demorado esta tarde mientras lo notificaban sobre la investigación y, tras el secuestro de su teléfono celular y las diligencias de rigor, quedó en libertad.

A raíz de lo sucedido, la Agencia de Control Policial pasó a disponibilidad al subjefe Zancocchia mientras se desarrolla la pesquisa y el ministro de Seguridad provincial, Jorge Lagna, le pidió la renuncia, informaron fuentes oficiales.

Hay más policías bajo sospecha

También otros dos policías en actividad, que eran el Habilitado y jefe de Talleres de la Unidad Regional II al momento de los hechos –principios de 2020- fueron allanados en sus domicilios.

La causa se inició el febrero del año pasado tras una inspección de rutina de la Agencia de Control Policial a la "Base Comando Rampa Norte", denominado comúnmente "Taller Tarragona" por la calle de Rosario donde está ubicada.

El taller pertenece a la Sección Comando Radioeléctrico de la UR II y es el lugar donde se reparan los móviles policiales.

Había móviles desarmados y también vehículos particulares: ¿vendían las partes?

El MPA informó hoy que en aquella inspección el personal "observó irregularidades manifiestas en los automotores que se encontraban dentro del predio, con notable descuido de los vehículos allí depositados, falta de conservación y control de autopartes".

También detectaron "contradicciones en el registro de los estados de los móviles, observándose móviles desguazados con piezas de los mismos a la intemperie, hallándose en el taller vehículos que no pertenecían al Comando Radioeléctrico sino a otras dependencias policiales y vehículos pertenecientes a particulares".

Un investigador dijo que también fueron allanados comercios y empresas a los que la Policía les compraba autopartes para las reparaciones, cuyos propietarios "son otros policías".

Entre las irregularidades también se detectaron automóviles que requerían reparaciones menores pero por los cuales se adquirían varias piezas y autopartes, que luego presuntamente eran revendidas a particulares.

Con el combustible también

Además, de acuerdo con la pesquisa, se registraban cargas de combustibles de patrulleros que estaban "parados" en el taller aguardando ser reparados y arreglos de vehículos particulares que no pertenecían a la fuerza.

Esas pequeñas irregularidades "son millonarias cuando se las toma a todas juntas", dijo una fuente oficial.

Los 19 allanamientos simultáneos fueron ordenados por los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra, de la Agencia de Criminalidad Organizada del MPA, que llevan adelante la causa.


Voceros judiciales indicaron que en los próximos días, luego de un análisis de la documentación y equipos electrónicos secuestrados hoy, los fiscales solicitarían las imputaciones de algunos de los involucrados en los hechos.

Las mismas fuentes señalaron que los delitos que se investigan son estafas, cohecho y peculado, aunque también podrían acusarse a los miembros de la organización por asociación ilícita.

El allanamiento al domicilio del subjefe de Policía Zancocchia no está relacionado con su actual función, que asumió en septiembre del año pasado, sino a su desempeño anterior en la fuerza, aclararon los voceros.

Y cuando se enteró del procedimiento en su casa, Zancocchia se presentó en la Agencia de Control Policial (ex Asuntos Internos) para ponerse a disposición, añadieron.

 

mdzol