Conmoción: la niña que había desaparecido en Tucumán fue asesinada y carbonizada

Los restos óseos de Rocío Rojas, de 4 años, fueron hallados en un río. Creen que la quemaron para ocultar un abuso sexual.
domingo, 4 de julio de 2021 · 12:35

 

Los investigadores del caso de Rocío Milagros Rojas, la niña de cuatro años que estaba desaparecida desde el jueves al mediodía en Tucumán, confirmaron que fue asesinada y que sus restos fueron carbonizados y arrojados a un río, informaron fuentes policiales.

A esta conclusión arribaron los pesquisas luego de que el viernes se encontraran restos óseos carbonizados debajo de un puente que cruza el río Colorado y que fueron extraídos para someterlos a pericias, que confirmaron que pertenecían a la niña.

Ante este hallazgo y a partir de la declaración de uno de los tres detenidos en la causa, la investigación apunta a que la niña pudo haber sido asesinada, sus restos carbonizados y arrojados al río Colorado.

El viernes habían sido arrestados la madrina de Rocío, su pareja y su yerno, quienes convivían con la niña desaparecida en una vivienda del asentamiento Chabela, de la ciudad tucumana de Lules.

Además de las detenciones, se llevó a cabo un allanamiento en la propiedad, en donde se “encontraron indicios fundamentales para avanzar en la causa y se secuestraron prendas de vestir, ropa de cama y otros elementos”, señaló un vocero.

Los operativos de búsqueda se llevaron adelante en un primer momento en el asentamiento San Ramón, ubicado detrás de la fábrica de la Papelera Tucumán y luego en las inmediaciones del puente donde se hallaron el viernes los restos.

También se hallaron huellas, que se presume serían de una misma motocicleta, en el asentamiento San Ramón y a unos 10 kilómetros de ese lugar, en las márgenes del río.

En tanto, durante la mañana del sábado, los efectivos supervisados por el jefe de la Unidad Regional Oeste (URO), comisario Manuel Castaño, ampliaron el radio de búsqueda desde el lugar en el que se encontraron los restos.

Los operativos se realizaban con la perra Wanda de la Sección Canes, adiestrada para la búsqueda de personas, y participaban más de 200 efectivos de la Comisaría de Lules, Infantería Oeste, Caballería, Investigaciones, Trata de Personas, Delitos Rurales, Patrulla Motorizada, Bomberos, Lacustre y otras divisiones que prestaban colaboración para recorrer toda el área.