La confesión de un hombre a su cuñada: "Tuve un brote de ira y me parece que maté a golpes a mamá"

Se trata de una docente jubilada que falleció debido a los golpes recibidos en la cabeza en la localidad de Pilar, Buenos Aires. Su hijo confesó el crimen a su cuñada, y está detenido. Sin embargo, padece esquizofrenia y podría ser inimputable.
martes, 7 de septiembre de 2021 · 20:17

"Tuve un brote de ira y me parece que maté a golpes a mamá", dijo el hombre de 40 años, que padece problemas psiquiátricos, a su cuñada. Aunque la autoincriminación no tiene validez judicial, el hombre fue detenido.

El hecho ocurrió este lunes sobre las 10 hs en una vivienda ubicada en la calle José Hernández al 1300 en Pilar, provincia de Buenos Aires. Según las fuentes, los policías de dicha jurisdicción, alertados por un llamado al 911, arribaron al lugar y hallaron a una mujer que se encontraba tendida en el suelo con golpes en la cabeza y procedieron a concretar la aprehensión del sospechoso, Fernando Galassi.

Momentos después, personal médico llegó al lugar y constató que la víctima, una docente jubilada identificada como Marta Agüero (76), no presentaba signos vitales.

Según los voceros, los efectivos trabajaban en la búsqueda del elemento con el cual el presunto agresor atacó a su madre, pero aún no había sido encontrado.  

La autopsia, realizada este martes, estableció que la víctima tenía varios golpes en el cráneo y signos de defensa. Fuentes con acceso al expediente indicaron a Télam que los investigadores hallaron en la casa un certificado que indicaba que Galassi padecía esquizofrenia, aunque ayer el detenido fue evaluado por un psicólogo y por un médico psiquiatra, quienes expresaron que se encontraba orientado en tiempo y espacio y en condiciones de declarar.

Por ello, el fiscal a cargo del caso, Germán Camafreita, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 descentralizada de Pilar, indagó esta tarde al acusado por el delito de "homicidio agravado por el vinculo", delito que prevé la pena de prisión perpetua. 

El imputado se negó a declarar ante el funcionario judicial, quien ordenó que permanezca internado bajo custodia policial y sea sometido a peritajes psicológicos y psiquiátricos más amplios para saber si al momento del hecho comprendía la criminalidad de sus actos y dirigía sus acciones, con el fin de establecer si es o no imputable. (Télam)