Caso Lucio Dupuy: “Mi intención jamás fue lastimarlo y mucho menos matarlo”, aseguró la madrastra

Abigaíl Páez declaró en el juicio por el crimen del niño de 5 años. “Lo extraño mucho”, dijo.



Abigaíl Páez, la pareja de la madre de Lucio Dupuy, el niño de 5 años asesinado en noviembre de 2021 en la ciudad pampeana de Santa Rosa, declaró el miércoles en el juicio que se le sigue a ella y a la mamá de la víctima.



“Mi intención jamás fue lastimarlo y mucho menos matarlo. Me duele en el alma, lo extraño mucho”, afirmó la imputada, al pedir declarar ante el tribunal de Santa Rosa integrado por la jueza Alejandro Ongaro, y los jueces Andrés Olié y Daniel Sáez Zamora.



El Supremo Tribunal de Justicia de La Pampa informó a través de la Oficina de Comunicación Institucional que en su exposición Páez “hizo un relato detallado” del viernes 26 de noviembre de 2021, cuando murió Lucio, “desde que se levantó a las 6.15 hasta que terminó detenida”.



Durante la declaración de Páez, Magdalena Espósito Valenti, madre de Lucio, no estuvo presente en el recinto ni escuchó la exposición.



Previamente, en la audiencia de hoy -la 14ta. del debate que comenzó el 10 de noviembre último- declararon ocho testigos propuestos por las defensas públicas de Páez y Espósito Valenti, quienes convivían con la víctima en una casa de la calle Allan Kardec de Santa Rosa, cuando ocurrió el crimen.



En total ya comparecieron 61 testigos ante el Tribunal de Audiencias de Santa Rosa, integrado por los jueces Aníbal Olié, Alejandra Ongaro y Daniel Sáez Zamora, y quedan otros 25 para hacerlo en al menos otras cuatro jornadas.



La acusación del Ministerio Público Fiscal contra la madre de Lucio es “abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por ser la ascendiente, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia entre ella y la víctima menor de 18 años, en concurso real con homicidio calificado por ser la ascendiente, por ensañamiento y alevosía”.



En tanto, a Páez se le imputa el mismo delito, pero sin el agravante de ser la ascendiente.



Entre los testimonios de este miércoles estuvieron dos médicas del hospital Gobernador Centeno, ubicado en General Pico, que atendieron a Lucio en la guardia en 2019 y 2020, por una herida cortante superficial, un traumatismo, una otitis y una faringitis.



También declaró una empleada municipal que entrevistó a las dos acusadas cuando se acercaron oportunamente a la Dirección de Políticas de Género y Diversidad con Lucio para consultar por cuestiones relacionadas con “el cumplimiento de la cuota alimentaria, el maltrato verbal, la ley de identidad de género y la asistencia económica del Estado a personas en situaciones de vulnerabilidad”.



En la audiencia estuvieron presentes las fiscales María Mónica Rivero y Verónica Ferrero; el fiscal Marcos Sacco, la defensora oficial Paula Arrigone, el querellante particular José Mario Aguerrido; y la asesora de Niñas, Niños y Adolescentes, Graciela Massara.



En tanto, el debate se reanudará el miércoles 14 a las 8.



El juicio, que se desarrolla a puertas cerradas, ya que la víctima era menor de edad y se debate un delito contra la integridad sexual, se lleva a cabo en la sede de la Ciudad Judicial de Santa Rosa, situada en las avenidas Uruguay y Perón, hasta donde las acusadas fueron trasladadas procedentes de la Penitenciaría 1 de San Luis, donde cumplen sus prisiones preventivas.



Es que cuando se conoció el caso el 26 de noviembre del año pasado los vecinos salieron a la calle para expresar su reclamo por el crimen del niño y se produjeron serios incidentes en la comisaría donde estaban alojadas las detenidas.



Según la autopsia, solicitada por la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA), el niño “presentaba politraumatismos por golpes, mordeduras y quemaduras, de vieja y reciente data” y que el deceso se produjo por una “hemorragia interna”, producto de las agresiones.



“En mis casi 30 años de profesión nunca vi algo así”, había dicho el forense Juan Carlos Toulouse antes de iniciarse el debate, lo que luego reafirmó al declarar como testigo.



Tras la muerte de Lucio se determinó que el niño había sido asistido al menos cinco veces en un lapso de tres meses por politraumatismos en distintos centros asistenciales de La Pampa, aunque no había denuncias de profesional alguno al respecto, como así tampoco de las autoridades del jardín de infantes al que asistía.



Por tal motivo, se inició una investigación administrativa a nivel gubernamental para establecer responsabilidades de funcionarios en la omisión de denuncias que pudieron haber evitado este desenlace.


Esta nota habla de:
Más de Nacionales

Premian en España a estudiantes argentinos por proyectos de Inteligencia Artificial

Premian en España a estudiantes argentinos por proyectos de Inteligencia Artificial
El certamen realizado en Madrid estaba destinado a escuelas de nivel secundario de Iberoamérica. El primer lugar lo obtuvo el equipo Pequeños Robóticos, de la Escuela de Robótica de Misiones, ubicada en Posadas, mientras que el segundo fue para Los Aprendices de Marie, de la Escuela Superior El Nacional de La Carlota, provincia de Córdoba.

Brutal femicidio en Berazategui: una mujer fue asesinada de 24 puñaladas y su pareja quedó detenida

Brutal femicidio en Berazategui: una mujer fue asesinada de 24 puñaladas y su pareja quedó detenida
Un hombre de 34 años fue detenido este domingo tras ser apuntado como el presunto autor del crimen de su pareja de 33 años perpetrado en la vivienda en la que convivían.Una mujer de 33 años fue asesinada de 24 puñaladas este domingo en su casa del partido bonaerense de Berazategui y por el femicidio detuvieron a su concubino, quien llamó él mismo a la Policía para alertar sobre lo ocurrido.

De hecho, testigos del círculo íntimo de la pareja refirieron que el hombre era una persona violenta, tanto con sus propios familiares como con su concubina, aunque esta nunca lo denunció, informaron fuentes de la fuerza y judiciales.

El crimen se produjo durante madrugada, alrededor de las 4, en una vivienda situada en calles 115 y 12, en dicho partido del sur del Gran Buenos Aires, donde la víctima, identificada como María Belén Muñoz (33), residía junto al ahora imputado, Alejandro Muñoz (34).


Según las fuentes, la mujer tenía cuatro hijos, tres de una relación anterior, y el restante con Albornoz, con quien habitaba una casa en la parte trasera del terreno, mientras que en la parte delantera vive la hermana de ella.

De acuerdo a los voceros, todo comenzó cuando los familiares de Muñoz escucharon los gritos de auxilio y clemencia de la víctima, que decía "¡Ale, no!", y fueron hasta la casa del fondo para ver qué pasaba.

En esas circunstancias, estos testigos comenzaron a exigirle a Albornoz, que había sido denunciado por violencia doméstica por su propia madre, que saliera del inmueble o llamarían a la Policía, ante lo cual, él mismo se comunicó con el 911 para decir que había matado a su pareja.

Las fuentes señalaron que cuando los policías arribaron al lugar hallaron a Muñoz muerta en la bañera, con múltiples heridas de arma blanca, y se entrevistaron con Albornoz, quien manifestó que se había cambiado la ropa ensangrentada y la había arrojado, junto a la navaja utilizada mata agredir a la mujer, en un cuarto del fondo, donde acumulaba distintos objetos.

Ante esta situación, el hombre quedó detenido, mientras que los pesquisas hallaron en ese cuartito las prendas de vestir manchadas con sangre y el arma homicida.

A su vez, los testigos presenciales refirieron que Albornoz era violento con Muñoz, que, en un comienzo de la relación, en 2020, fue más psicológica y verbal, pero que luego se tornó física, al punto que la mujer ocultaba las lesiones con maquillaje.

Un vocero judicial explicó a Télam que los testimonios apuntaron a que el hombre no dejaba que su pareja se viera con la familia de ella, y que esa situación era el principal detonante de la violencia ejercida por él, aunque la pareja no lo denunció nunca formalmente por temor.

De hecho, sobre Albornoz pesaba una restricción de acercamiento hacia su propia familia, a raíz de la denuncia efectuada por su madre.

En tanto, la autopsia al cuerpo de la víctima determinó que presentaba 24 heridas de arma blanca, la mayoría en la zona del tórax e, incluso, defensivas, en los miembros superiores.

Mientras que Albornoz quedó alojado en una sede policial y este lunes será indagado por el fiscal Daniel Ichazo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 1 de Berazategui, a cargo del expediente y quien ya les tomó testimonial a varios de los familiares directos de la mujer, presentes al momento del crimen.