Denuncian a un portero por abusos en un jardín: creen que la "Seño" era su cómplice

Ocurrió en el Jardín de Infantes N° 1000, situado en el barrio Nicol, en la localidad bonaerense de Virrey del Pino. Facundo Quilodran, papá de una de las víctimas, sostuvo que en la Justicia hay un total de 14 denuncias.

Escrito en NACIONALES el

Una señal de silencio y dos manzanas en la mochila escolar fueron las señales claves que alertaron a un par de padres, de que su hija de cuatro años, sufría abuso sexual de parte de un  portero del  Jardín de Infantes N° 1000, situado en el barrio Nicol, en la localidad bonaerense de Virrey del Pino. Las palabras de la niña dieron lugar al testimonios de sus pares que desencadenaron en un total de 14 denuncias que están en la Justicia, en las que la docente a cargo de la sala también aparece como presunta cómplice de los delitos cometidos. Por el momento, el acusado se encuentra detenido. 

Facundo Quilodran, es papá de la nena de 4 años que se animó a hablar. A partir de su relato salieron a la luz testimonios de otros chicos de la salita, los cuales coinciden entre sí. Quilodran contó que el indicio que les terminó de indicar que algo raro le estaba pasando a su hija, tuvo lugar cuando la niñera fue a buscar a la menor a la salida del jardín y fue testigo de una extraña escena en la que el "auxiliar se le acercó a la nena y le hizo una señal de silencio", contó el entrevistado. Cuando la niñera le preguntó a la niña quien era ese sujeto, ella contestó: "Es un profe que tenemos juegos, a veces buenos y malos", sin embargo, luego se negó a seguir hablando ya que sostuvo "que tenían secretos".

Este episodio fue el detonante que impulsó a los padres a realizar la denuncia el jueves pasado en la comisaría de la Mujer de Virrey del Pino. 

¿Cómo salieron a la luz los presuntos abusos sexuales en el jardín de infantes?

"Nosotros ya veníamos dudando que pasaba algo raro por un par de cosas que nos había contado nuestra hija", remarcó Facundo. Es que la niña había contado que "un señor la acompañaba al baño y le limpiaba la cola".

En otra ocasión la menor había vuelto del jardín con dos manzanas, "que le había regalado un amigo". Cuando los padres le preguntaron quién era ese amigo, la niña respondió que se trataba del "señor del jardín que la acompañaba al baño, que los hacía hacer juegos malos y a veces buenos", habría expresado la nena de 4 años según contó su papá.

 "Pero nos decía que no nos podía contar más porque era un secreto", explicó Facundo. 

Esas palabras desembocaron en una seguidilla de testimonios similares de sus compañeritos que hasta el momento se materializan en un total de 14 denuncias. En la investigación interviene la fiscalía N° 5, que ya ordenó la realización de pericias médicas de las cuales, hasta el momento, dos dieron resultado positivo. 

La pericia realizada a la menor dio como resultado la presencia de una fisura anal producto de un supuesto abuso manual, explicó Facundo. A partir del estudio realizado, la menor habló al respecto y contó que "el señor del baño", "le pinchaba con un solo diente que le hacía doler y le pinchaba con los pelitos de la cara cuando la besaba".

En ese sentido, la mujer explicó que se presume que los episodios de abuso habrían ocurrido más de una vez, ya que la menor cuando cuenta refiere a "distintas situaciones y momentos", en los que también nombra la presencia de otros compañeritos.

En tanto, el estudio médico al que también fue sometido otro chico de la misma clase también arrojó que tenía lastimada la misma zona. 

"Lo que cuenta este chico coincide con lo que dice mi nena. Él dice que la señorita también participaba de los juegos junto con el auxiliar, y que la señorita también lo tocaba", expresó Facundo. Es por eso que la denuncia también alcanzó a la docente a cargo de la salita, cuya función es materia de investigación. 

Es que según el testimonio de la menor, en una ocasión "este señor le habría hecho doler tanto que ella le avisó a la seño", a lo que la docente habría dicho que luego daría aviso a sus padres, sin embargo, Facundo puntualizó que "nunca les avisó".

Asimismo, en otra oportunidad la menor le manifestó a la docente que tenía dolor en la cola, y esta le habría respondido "que se calle y que se siente". Ese tipo de actitudes es la que genera sospechas en los padres de las víctimas.  "Para nosotros ella también está implicada", remarcó Facundo.

Y sentenció: "Creemos que no sólo que no cumplió con el deber de cuidarlos, sino que también es cómplice. Queremos que se investigue". 

De acuerdo a la hipótesis que sostienen los padres de la salita, "los juegos habrían tenido lugar en el aula y al que perdía lo llevaban al baño, lo sentaban en una sillita, le tapaban la boca y abusaban de ellos". 

Por su parte, cuando la mamá denunciante pidió hablar con las autoridades del jardín, en la reunión no recibió la respuesta esperada ya que todo el tiempo habrían intentado alentarla a que no realice la denuncia.

"La vicedirectora me dijo que los chicos malinterpretan las cosas y me llegaron a decir que lo arregláramos adentro del jardín", contó Camila. 

Hasta el momento el establecimiento educativo se encuentra intervenido por inspectores regionales y provinciales, y todo el cuerpo docente fue cambiado. Por ahora no hay clases, aunque se estima que en los próximos días estaría en proceso de reabrir. 

"Nosotros queremos que no lo suelten más, y que las docentes implicadas no ejerzan nunca más", reclamó Camila.