Dólar y tarifas: especialista de Wall Street advierte sobre un ajuste "inevitable" tras las elecciones

Jorge Piedrahita, de Gear Capital en Nueva York, dice que el Gobierno buscará anclar las variables. Cree que hay panorama sombrío para el país. ¿Por qué?
lunes, 15 de febrero de 2021 · 11:37

Jorge Piedrahita es el CEO de Gear Capital Partners, una firma de asesoría macroeconómica, política y de reestructuración de deuda con sede en Nueva York. Cofundador de Torino Capital LLC, es un veterano de Wall Street con amplia experiencia en los mercados latinoamericanos. Piedrahita tiene más de 20 años de experiencia en servicios financieros en mercados emergentes, adquirida en distintos bancos como Citibank y compañías como Ford Motor Company. Además, es columnista y suele ser consultado por varios medios como CNN y la agencia Bloomberg.

A continuación, un resumen de la charla que mantuvo el especialista con iProfesional: 

-La inflación este año arrancó muy alta en la Argentina y el mercado estiman que llegará al 50% mientras que el Gobierno repite que será menor que la del 2020. ¿Quién le está errando feo en el pronóstico?
-Si vemos el curso de la política macroeconómica y monetaria que tenemos hoy la inflación de 50% o más será una realidad. Sin embargo en un año electoral y considerando que la inflación es percibida como muy negativa por los votantes, el Gobierno buscará anclar la misma con políticas fallidas pero de impacto en el corto plazo: devaluar por debajo de la inflación, minimizar subas de tarifas, precios cuidados, etc. Luego de las elecciones se haría el ajuste y la inflación reprimida artificialmente se reconocería en las subas de tarifas y precios que forman parte de un ajuste inevitable a ese momento (el cual bajaría los salarios reales).

Jorge Piedrahita es el CEO de Gear Capital Partners, una firma de asesoría macroeconómica, política y de reestructuración de deuda con sede en Nueva York. Cofundador de Torino Capital LLC, es un veterano de Wall Street con amplia experiencia en los mercados latinoamericanos. Piedrahita tiene más de 20 años de experiencia en servicios financieros en mercados emergentes, adquirida en distintos bancos como Citibank y compañías como Ford Motor Company. Además, es columnista y suele ser consultado por varios medios como CNN y la agencia Bloomberg.

A continuación, un resumen de la charla que mantuvo el especialista con iProfesional: 

-La inflación este año arrancó muy alta en la Argentina y el mercado estiman que llegará al 50% mientras que el Gobierno repite que será menor que la del 2020. ¿Quién le está errando feo en el pronóstico?
-Si vemos el curso de la política macroeconómica y monetaria que tenemos hoy la inflación de 50% o más será una realidad. Sin embargo en un año electoral y considerando que la inflación es percibida como muy negativa por los votantes, el Gobierno buscará anclar la misma con políticas fallidas pero de impacto en el corto plazo: devaluar por debajo de la inflación, minimizar subas de tarifas, precios cuidados, etc. Luego de las elecciones se haría el ajuste y la inflación reprimida artificialmente se reconocería en las subas de tarifas y precios que forman parte de un ajuste inevitable a ese momento (el cual bajaría los salarios reales).

-Este es un año electoral y por lo tanto el oficialismo intentará poner toda la "carne en el asador" para llegar lo mejor posible. Sin una oposición que lo pueda confrontar, ¿cree que podría salir fortalecido el Gobierno en las elecciones de octubre?
-El gobierno no tiene alternativa y "debe apostar fuerte" para evitar una debacle electoral. Afortunadamente para el kirchnerismo la oposición no se percibe suficientemente articulada para castigar al oficialismo en las urnas. No veo al gobierno fortalecido en las elecciones de octubre. El mejor escenario para el país sería que el oficialismo sea fuertemente castigado dando esperanzas de que podría haber un nuevo viraje hacia la derecha en las próximas elecciones presidenciales.

-Argentina, para el mundo, dejó de ser un destino interesante. Los inversores no compran deuda que rinde 17% anual y tampoco hay mucho interés en el equity a pesar de valuaciones competitivas. ¿Un acuerdo con el FMI puede mejorar eso o tampoco será suficiente y los activos argentinos pasarán sin pena ni gloria?
-En la última reestructuración los bonistas aceptaron condiciones legales que facilitan futuras reestructuraciones de forma que se termina en un "paga Dios". Los instrumentos estaban mal diseñados ya que se parecen más a un cupón cero que a un bono normal. La percepción inversora es que sin "carry" (cupón corriente) se pierde incentivo y el gobierno es premiado de forma que cuando debe comenzar a pagar pueda buscar una nueva reestructuración. Los precios reflejan una alta probabilidad de una nueva reestructuración. Y desde el Gobierno siguen enviando señales negativas. (Iprofesional.com)