Con Máximo Kirchner como eje, crece la tensión entre el kirchnerismo y el peronismo territorial

El kirchnerismo está corporizando que debe aceptar en su seno y como protagonistas a las otras facciones que integran el Frente de Todos y que tienen origen peronista. La base de la Provincia de Buenos Aires no puede perder y por eso, dicen, Máximo Kirchner se peronizará aún más.
jueves, 13 de mayo de 2021 · 09:31

“El albertismo no nació, pero el kirchnerismo tampoco. Por eso Máximo Kirchner asumió al frente del peronismo bonaerense”, dijo un integrante del Frente de Todos que participa cotidianamente del armado político del hijo presidencial.

Su argumento calza justo en el pensamiento de otros sectores del Frente de Todos como Sergio Massa, Gabriel Katopodis o la mayoría de los intendentes de la Provincia de Buenos Aires que aún no terminan de administrar las tensiones que subsisten en el espacio.

Sin embargo, quien esto expone, uno de los pocos que jamás cortó lazo con Milagro Sala, Amado Boudou o el propio Julio De Vido, también sabe que “en estos momentos todos deben poner. La mayoría la tiene Cristina Fernández de Kirchner, su hijo es su representante político y algunos no lo entienden”.

Como si fuera una expedición al corazón del kirchnerismo, en el entorno de Kirchner "junior" explican que “el peronismo es la fuerza principal que transformó la sociedad e incluyó muchos más derechos permanentes y esenciales. Por eso es que Máximo ingresó de lleno al peronismo bonaerense, porque quiere que sea eso, no para capturarlo y encapsularlo, como creen varios”.

Las tensiones están a flor de piel. Una de las que aún no se resolvió es con el gobernador, Axel Kicillof, tan cercano a la vicepresidente como su hijo. “

Las diferencias estuvieron desde el inicio de la salida al poder. “Cristina sabía que su capital estaba en el Conurbano y le pidió que saliera a recorrer toda la Provincia, pero Máximo no quiso porque no creía que fuera el momento. El otro que estaba habilitado era Axel. Con el Clío empezaron a recorrer todos lados con Carlos Bianco y hoy gobiernan el territorio, pero no conducen”.

A diferencia de lo que se supone, “el kirchnerismo es mucho más peronismo que otra cosa. Por eso es que hoy estén tan bien con Sergio Massa, Martín Insaurralde o Katopodis”. Sin embargo, esta foto, muy bonaerense, tiene deficiencias en el interior del país, y eso se nota.

Sobre el futuro del presidente Alberto Fernández, “su presencia era necesaria e imprescindible. Era la cara del diálogo y el llamado a negociar con otros sectores que siempre estuvieron en nuestra contra, pero eso no fue interpretado así o jamás lo vieron”, aceptó este legislador provincial que siempre prefirió el off durante la charla.

Neo peronismo

Esa expresión sobre Fernández permite todo tipo de interpretaciones, que certificó hoy el intendente de Lomas de Zamora, Insaurralde, quien a través de las redes sociales, mientras el presidente y su lastimado ministro de Economía, Martín Guzmán.

“La Argentina de los tarifazos quedó atrás. Entre 2015 y 2019 los salarios crecieron 214% promedio, las jubilaciones el 224%, pero la tarifa de luz subió el 439%. Es hora que empiecen a perder un poco los que más ganaron durante la gestión del macrismo”, dijo el intendente.

Insaurralde es uno de los que más cerca estuvo, siempre, de Máximo Kirchner mientras que este no tuvo cargo público. Su palabra no debe tomarse como descolgada del pensamiento del hijo presidencial.

Esta idea sobre la peronización del kirchnerismo, pocas veces expuesta hasta el momento, puede provocar un cisma entre varios de los que cotidianamente trabajan y militan en el entorno de Cristina Fernández de Kirchner, que consideran al peronismo como una expresión política “llena de burócratas y de derecha”.

Ante esta posibilidad, el legislador bonaerense sólo atinó a decir que “cuando los escucho, me parecen gorilas de izquierda. Se van a extremos y no toman nota que los votos los termina poniendo el peronismo que interpreta Cristina mejor que nadie”.

La idea de un "kirchnerismo mucho más peronista y no al revés" choca con una circunstancia poco habitual. Que quien detenta la mayoría de los votos no tiene posibilidades de llegar al poder per sé. Por eso necesita candidatos mucho más "neutros" como Daniel Scioli, hace seis años, o Fernández, en 2019. 

El propio Massa, los intendentes y varios ministros, caso Katopodis, prefieren otro tipo de relaciones con el mundo y con las estructuras preexistentes. Saben que con ellas el peronismo pudo trabajar, crecer y no tuvo necesidad de confrontar. Quizás aparezca el hijo de Néstor Kirchner que todos creen que es más parecido a él que a su madre. 

 

mdz