Cristina Kirchner y el insólito motivo para no estatizar las prepagas

Aunque se trata de una idea que anda rondando hace tiempo entre el kirchnerismo duro, la estatización de los prestadores privados de la salud continúa siendo una posibilidad lejana para la vicepresidenta.
jueves, 8 de julio de 2021 · 08:39

 

Es una idea que anda rondando hace tiempo entre el kirchnerismo duro, y con algunas acciones y declaraciones que amenazaron con avanzar en ese sentido, la estatización de los prestadores privados de la salud continúa siendo una posibilidad lejana para la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que esgrime una razón insólita para frenar cualquier intento de intervención directa sobre el sector.

Con la pandemia de coronavirus en permanente acecho y las graves dificultades que la Salud afronta desde hace un año y medio, la líder del Frente de Todos insinuó en más de una oportunidad la necesidad de aplicar una "reforma integral" en el sistema de salud argentino con el objetivo de avanzar hacia un sistema "integrado" que sea coordinado desde el Estado nacional bajo un criterio general de centralización normativa y descentralización operativa, lo que en teoría implicaría mantener el sector privado aunque con una fuerte intervención estatal, incluyendo los mecanismos de recaudación y distribución de fondos.

Si bien el último decreto del presidente Alberto Fernández implicó un nuevo golpe para las prepagas, al dictaminar que los nuevos trabajadores deberán permanecer obligatoriamente durante un año en las obras sociales sindicales designadas según su actividad, hasta ahora Cristina Kirchner no tiene intenciones en querer una privatización de los prestadores, según explicó el periodista Francisco Olivera en el programa +Voces, del canal LN+.

"Cristina últimamente les dice a empresarios y operadores que no va a estatizar las prepagas porque está afiliada a una de ellas (OSDE) con el plan más alto y caro: el Plan 510", explicó Olivera aludiendo al polémico motivo por el que la vicepresidenta no quiere intervenir esas empresas.

De hecho, algunas fuentes señalan que la líder del Frente de Todos desembolsa todos los meses más de 90.000 pesos para atenderse en clínicas y sanatorios privados bajo una cobertura ilimitada a la que solo acceden familias con altísimo poder adquisitivo.

A propósito de la polémica surgida por la foto que Cristina Kirchner se sacó junto a la intendenta de Quilmes, la camporista Mayra Mendoza, en una habitación del Hospital Austral, Olivera mencionó que "hay una enorme cantidad de militantes de La Cámpora y funcionarios del gobierno que tienen ese plan y esa prepaga".

Respecto a la medida avalada por Fernández, el periodista recordó que se trató del cumplimiento de una promesa que el Presidente le hizo el 7 de mayo pasado a la cúpula de la Confederación General del Trabajo (CGT), que está preocupada por la enorme masa de afiliados que se traspasan al sistema privado de la salud. "Esta medida tomada por un sector que se atiende en hospital privado perjudica a los trabajadores que aspiran a atenderse en prepagas", enfatizó.

"Al estar pisadas las cuotas de las prepagas y con los aportes en alza por el aumento de las paritarias, había una inédita afluencia de trabajadores de medianos y bajos ingresos a prepagas ‘aspiracionales’. A su vez, como estaban tan lejos en la paritaria, el Gobierno sabía perfectamente que la CGT iba a ser un escándalo porque los trabajadores de la salud exigen el pago de los salarios. Con esta medida, lo frenaron", detalló.

 

mdz