La anécdota que dimensiona el grado de la traición de Wado de Pedro

El ministro del Interior fue el que inició la ola de renuncias en el gabinete de Alberto Fernández. Fue el encargado de convencerlo de unirse con el kirchnerismo para derrotar a Mauricio Macri en 2019 y hoy ha puesto en jaque la gobernabilidad del Frente de Todos.
jueves, 16 de septiembre de 2021 · 09:21

 

Ayer por la tarde la Casa Rosada quedó partida en dos. Lo que era un equipo de Gobierno terminó por convertirse en dos bandos enfrentados que han puesto en tensión el futuro del Frente de Todos. Pero el disparador de esa sublevación interna es lo que más debe dolerle al presidente Alberto Fernández. El alfil que hizo la primera jugada -a pedido de Cristina Fernández de Kirchner- fue alguien con quien el mandatario había construido una relación de confianza casi total: Eduardo Wado de Pedro.

No hay dudas de que el referente de La Cámpora forma parte del kirchnerismo duro en el Gabinete nacional. Pero a diferencia de otros funcionarios, tiene una relación cercana con Alberto Fernández y probablemente sea uno de los responsables de que el jefe del Ejecutivo ocupe el lugar que ostenta. De Pedro tuvo un rol fundamental para que Alberto Fernández dejara de ser un crítico acérrimo del kirchnerismo e hiciera las paces con Cristina para derrotar a Mauricio Macri.

Así lo ha revelado el propio presidente de la Nación quien -en mejores épocas- contó en una entrevista cómo Wado de Pedro se acercó a convencerlo y a ofrecerle un lugar en un futuro gobierno kirchnerista.

“Hay una anécdota muy divertida. Cristina me avisó un miércoles su decisión de ser candidata a vicepresidenta y que fuera yo el que liderara la fórmula. Ese mismo lunes me vino a ver Wado de Pedro, que me había dicho que quería hablar a solas, un ratito. Cuando llegó me preguntó qué quería ser yo en el nuevo Gobierno que estaban organizando para ver cómo me ayudaba a conseguirlo. Si quería ser candidato, si quería ser ministro...", subrayó en Radio Con Vos el presidente.

"Lo corté enseguida y le dije que ‘yo quiero que le ganemos a Macri y ser embajador en España’. Wado insistió aclarando que 'te estoy hablando en serio, no es broma, ¿qué querés?' Entonces tuve que insistir en que estaba hablando en serio. Que ya era hora de que los jóvenes se hagan cargo, que si perdía Macri ya había cumplido el objetivo y que quería descansar un poco. Que España estaba perfecta porque yo la quiero mucho mucho y además doy clases allá. Así que te lo digo en serio. Quiero ser embajador en España. Si me querés ayudar, eso es lo que quiero", agregó en aquel momento pero la decisión final fue muy diferente.

“La cuestión es que el sábado Cristina anuncia la fórmula y el primero que me llama es Wado. '¡Genio!', me dijo por teléfono. Y yo le contesté: ‘A vos no te mando a operar más nada’", recordó en la entrevista realizada semanas antes de que asuma la presidencia.

Pero después de un año y 9 meses ese mismo Wado de Pedro le clavó un puñal por la espalda al jefe del Ejecutivo y encabezó la corrida de ministros con una carta de renuncia elocuente que desencadenó la mayor crisis interna del Gobierno nacional. "Motiva la presente poner a su disposición mi renuncia al cargo de Ministro del Interior de la Nación con el que he sido honrado desde el 10 de diciembre de 2019. Escuchando sus palabras del domingo por la noche dónde planteó la necesidad de interpretar el veredicto que ha expresado el pueblo argentino, he considerado que la mejor manera de colaborar con esa tarea es poniendo mi renuncia a su disposición”, asevera la misiva de De Pedro que muchos entienden tenía por objetivo forzar al presidente a pedirle la renuncia a otros ministros resistidos por el kirchnerismo, como Martín Guzmán, Matías Kulfas, Santiago Cafiero, entre otros.

Solo Alberto Fernández sabe lo que sintió ante esa sorpresiva jugada. 

 

MDZ