Miércoles 26 de Octubre de  2022 // 22:53 hs

El dato que La Cámpora oculta para cuidar un negocio millonario

La recuperación económica que muestra el Gobierno nacional en materia turística sólo se sostiene si se compara con 2021. Contra 2019 los números del mercado de cabotaje muestran una caída de 21,9%. Se explica por la política que impulsa La Cámpora en Aerolíneas Argentinas.

Escrito en NACIONALES el

 

Desde el Gobierno nacional se insiste en la recuperación económica que se registra en el país. Uno de los sectores que utilizan los funcionarios para fundamentar esa idea es el turístico. Se ponen como ejemplo la gran actividad que hubo durante las vacaciones de invierno y el último fin de semana largo y, con mucha facilidad, se habla de récord.

Si bien es cierto que el número de viajeros fue importante en todo el país, el punto de comparación que se elige para mostrar un crecimiento es lo que sucedió en julio del 2021.

Con esa referencia, los números de actividad son positivos, pero, en gran parte, porque todavía existían algunas restricciones sanitarias y la rueda del sector estaba iniciando su movimiento. Sin embargo, si se mide con lo que sucedía en 2019, un año antes de la pandemia, el resultado es negativo.

Según el último informe de la ANAC – el organismo oficial que regula el negocio aéreo -, el mercado de cabotaje de julio pasado está todavía 21,9% por debajo de igual mes de tres años atrás.

Este dato contrasta con lo que sucede en otros países, incluso de la región, que ya muestran  niveles de actividad iguales o superiores a los que se registraban antes de la pandemia. Hay que tener en cuenta que la situación económica en la Argentina, en 2019, estaba golpeada por la devaluación del peso y la profundización de la recesión.

Esta caída del movimiento aéreo interno tiene distintas explicaciones. La principal es la menor competencia aérea por la salida de algunas aerolíneas, el caso más notorio, por la cuota de mercado que tenía, es el de Latam.

Esto se debió a una cambio de política de la actual gestión respecto al gobierno de Cambiemos que había aplicado un mercado de apertura aérea con la llegada de las low cost que generaron una baja de los precios y permitió que muchos argentinos pudieran viajar por primera vez.

Con la toma del control de Aerolíneas Argentinas por parte de La Cámpora, que impulsó ese giro en la política aerocomercial, se buscó limitar la competencia y se encarecieron, en términos reales, el valor de los pasajes de cabotaje. La compañía estatal es una caja importante ya que recibe miles de millones de pesos para cubrir su déficit crónico.

La salida de otras compañías aéreas le permitió a la línea de bandera pasar de una participación del mercado de 63%, en 2019, a 71% en la actualidad. Esta baja en la actividad de cabotaje, respecto a tres años atrás, podría ser peor si no fuera por dos factores que juegan a favor del turismo interno.

Por un lado, el encarecimiento de los vuelos al exterior hace que muchos argentinos opten por viajar por el país ya que el turismo internacional es inalcanzable para muchos. La devaluación del peso, el fuerte recargo impositivo para el turismo al exterior, la eliminación de las cuotas en las tarjetas de crédito para el pago de servicios internacionales y la menor cantidad de líneas aéreas que operan en el país profundizan este “cepo” turístico hacia afuera.

En 2019, en cambio, no existía ninguna restricción para viajar al exterior y volar fronteras afuera era más accesible por lo que un sector de la población no estaba obligado a hacer turismo interno. De hecho, los vuelos internacionales mostraron en julio una baja de 35% contra igual mes de hace tres años.

El otro tema es que, por la brecha cambiaria, están llegando muchos turistas del exterior, especialmente de países limítrofes, que se benefician con una Argentina “barata” en dólares. Este turismo receptivo sumó movimiento a la actividad de cabotaje. En 2019, sin brecha cambiaria, la llegada de turistas no tenía ese peso. Sin estos dos factores a favor, la caída de la actividad sería  aún mayor respecto al 2019.