Emotivo debut en Talleres de Comodoro Rivadavia de un futbolista con discapacidad

Marcos Acevedo fue la figura principal del pasado fin de semana futbolero en Comodoro Rivadavia. Cumplió su sueño de toda la vida; debutar con la camiseta de Talleres Jrs. en el torneo Integración. Es uno de los primeros jugadores con síndrome de down en tener minutos de juego de un torneo local.
miércoles, 20 de noviembre de 2019 · 13:56

La historia de Marcos Acevedo es más que especial, porque el fin de semana - en la cancha de Talleres - demostró que no hay barreras ni límites cuando de verdad se quiere algo. Marcos es un jugador con síndrome de Down y uno de los primeros en participar de un torneo local. Entró con la casaca 16 en los últimos 15 minutos del encuentro y cumplió su sueño y el de muchos.

Sucedió en el partido entre Talleres Jrs. y Jorge Newbery- en la 9na. División, de la última fecha del torneo Integración. Acompañado por sus técnicos; Ariel Rodríguez y Marcelo Ojeda, junto con todos sus compañeros de equipo, llegó a cumplir su sueño; jugar un partido oficial con la camiseta del “Tallarín”.

Marcos marcó un capítulo de la historia del fútbol comodorense. Es que si bien en partidos anteriores venia pateando algunos penales, con su debut oficial - el pasado fin de semana- se convirtió en uno de los primeros chicos con síndrome de down que forma parte de un plantel del club de Mosconi, junto con Nicolás Quilimin.

Ayer desde la página de Facebook oficial del club Talleres lo felicitaron y le demostraron el gran afecto de la entidad para con su jugador. En el posteo escribieron unas líneas que decían: “En la última Fecha del Campeonato Integración, Marcos se dió el gusto!, después de haber entrenado todo el año, de jugar unos minutos junto a sus compañeros! Agradecemos a Club Jorge Newbery y a la Terna Arbitral. Felicitaciones Marquitos!”

Ariel Rodríguez, entrenador de la 9na división de Talleres y D.T de Marcos hoy conversó con El Patagónico y además de mostrarse emocionado contó la historia del jugador y cómo llegó al club.

“Yo empecé en enero a trabajar en Talleres, y un sobrino de él juega, Marcos en un principio iba a acompañarlo y poco a poco se fue metiendo en los entrenamientos” describió.

A partir de ahí, Rodríguez explicó que junto con la dirigencia del club surgió la idea que pueda entrar a cada partido a patear un penal. “El recibimiento del club fue lo mejor, le abrieron la puerta a Marquitos de la mejor manera. Junto con Nico, otro chico que se desempeña en la entidad y tiene síndrome de Down.

“Siempre peleamos por el tema de integración” sostuvo Rodriguez y comentó que previo al debut, los últimos 15 minutos contra Newbery "lo hablamos con los árbitros".

"Nos pusimos de acuerdo con la gente de Newbery y estamos agradecidos a ellos que no se opusieron para nada. Ojalá que esto sirva para ver que la Liga pueda dar una mano y que Marcos no entre solo los últimos 20 minutos".

Para esta fecha tan especial Marcos estuvo acompañado por sus hermanos que lo alentaron sin parar detrás del alambrado con mucha emoción.

"En todo los partidos me dice; 'ponemé a mí', en todos quiere entrar. Y bueno lo hicimos calentar, estaba toda su familia. Para él fue emocionante y para nosotros y el club es mucha alegría, me emocionó mucho” aseguró el entrenador llegando a quebrarse. "Por todo lo que ha pasado él. No es solo el, también con Nico a mí me emociona".

Sobre el final agradeció por la posibilidad "al club Talleres, al presidente Julio Naduan, a la comisión (directiva) que siempre se portaron excelente, tanto con él (Marcos) como con Nico, siempre nos abrieron las puertas, los integraron muy bien".

Fuente: El Patagónico (Comodoro Rivadavia)