El Calafate: ATSA piden la remoción del directorio del Hospital Distrital Lago Argentino

Esta mañana, la localidad de El Calafate se vio envuelta en una protesta que tuvo diferentes matices por el pedido formal, a través de un petitorio firmado por los trabajadores hospitalarios ante las autoridades de dicho nosocomio, donde denuncian persecuciones y amenazas, sumado a la incorporación de cámaras de vigilancia (también muy cuestionadas por costo que pago la administración del hospital), por las cuales los trabajadores apuntan a espionaje por parte de la administración.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

Cerca del mediodía, se acercó la policía y el subcomisario les pidió que no se quemaran cubiertas sobre el calle, que lo realizaran en la vereda, ante lo que los trabajadores le respondieron a la autoridad policial que ellos no estaban cortando ninguna calle, sino que lo hizo el personal de transito municipal.
Minutos después, la misma policía arribó al lugar con el juez, Carlos Narvarte, que pidió lo mismo, que despejaran el área, pero los trabajadores del hospital le explicaron al juez que los inspectores habían cortado la misma y no ellos, por lo que el juez comenzó a consecuencias que acarrea no cumplir con la ley, a lo que una vecina comenzó una acalorada discusión con Narvarte y entre cruces verbales, el secretario del juez tuvo que decirle a Narvarte que se retire para ponerle paños fríos al tema.

Hoy por la tarde llegará el ministro de salud de la provincia, Daniel Peralta, para intentar dar solución a un tema que dicen los trabajadores lleva más tres años, en donde reclaman falta de insumos, sueldos acordes a la tarea que desempeñan y en donde le harán conocer persecuciones políticas en todo este tiempo.

Por el momento, se atiende sólo con guardias mínimas y en las últimas horas diferentes gremios y vecinos se sumaron para manifestar su apoyo al reclamo en la Villa Turística.

Ojala se llegue a un acuerdo por el bien de la comunidad del calafate, la ciudad en la cual, siempre lo hemos dicho, no todo lo que brilla es oro y en donde el miedo a expresarse es moneda corriente. (El Diario Nuevo Día)