Edith Casas: “Nadie puede impedir que me case con el hombre que amo”

Edith Casas, quien el 21 de diciembre no pudo concretar su casamiento con Víctor Cingolani, que cumple condena como autor material del asesinato de la gemela de su novia, Johana Casas, manifestó públicamente que “nadie puede impedir que me case con el hombre que amo”.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00
La joven será sometida la próxima semana será sometida a pericias psicológicas en  Caleta Olivia . Cabe recordar que el examen fue pedido por su madre, Marcelina Orellana.

Los estudios serán claves para determinar si Edith está en condiciones de contraer matrimonio con el condenado por asesinar a su hermana el 16 de julio de 2010.

Según lo aseguraron fuentes extraoficiales, está previsto que las pericias se realicen  en los primeros días de enero, es preciso recordar que el jueves 3 finaliza el plazo para que el Juzgado Civil, a cargo de la jueza Gabriela Zapata tome una decisión respecto a la boda.

A través del portal “Imagen y Noticias” se informó que las pericias psicológicas estarían a cargo de la doctora Vivian Burgui, de Caleta Olivia, quien quedó a cargo de la zona norte en la feria judicial.

Por su parte,  la gemela formuló declaraciones al Diario Clarín, en las que asegura “yo no me voy a casar con el asesino de mi hermana, sino con el hombre que amo, con el que voy a formar una familia y con quien voy a vivir toda la vida, porque él es inocente”.

Además reiteró estar perdidamente enamorada de Víctor Cingolani y exige que se haga “justicia para que quede en libertad”, agregando que en el caso que cumpla los 13 años de prisión “lo voy a esperar”.

CON JOHANA “NUNCA FUIMOS MUY UNIDAS”

En la entrevista ofrecida al diario nacional Johana  se refirió a la relación con su madre, Marcelina y explicó que “a ella nunca le importó mi vida y tampoco la de mi hermana, nos dejó solas. Por eso no quiero que se meta y que ahora me deje vivir tranquila”.

En cuanto a la relación con Johana relató que “cuando éramos chicas nos llevábamos bien, aunque nunca fuimos muy unidas, en la adolescencia comenzamos a distanciarnos y en los últimos años apenas nos hablábamos”.

Finalmente, al ser consultada por la posibilidad de que la  Justicia decida suspender el casamiento definitivamente reiteró que “voy a casarme de cualquier manera, soy una persona mayor y puedo decidir lo que hago. Además, siento que con esto me han quitado mis derechos como mujer”.

“Voy a hacer todos los estudios necesarios, pero nadie puede impedir que me case con el hombre que amo y sin dudas lo voy a hacer”, culminó. (fuente: El Patagónico)