Acusaciones cruzadas por clausura de clínica materno infantil en Caleta

El Centro Materno Infantil privado fue inaugurado el 20 de noviembre de 2013 y pertenece a la firma Integración Médica de la familia Zilberberg. Fue clausurado a las 20:30 del martes por inspectores de la Dirección Municipal de Comercio bajo el argumento de no contar con autorización formal del Ministerio de Salud de la provincia. Las fajas no impidieron que fluyeran cruzadas acusaciones y entredichos de conspiraciones que involucran al gremio de los petroleros.

jueves, 9 de octubre de 2014 · 00:00

Caleta Olivia (agencia) El cierre preventivo de estas instalaciones ubicadas en una céntrica zona de la calle Hipólito Yrigoyen fue ordenado por el secretario de Gobierno de la comuna, Osvaldo Cabrera.
El mismo dijo a Diario Patagónico que había expirado el plazo otorgado a los propietarios para que presentaran una autorización formal del Ministerio de Salud, instancia primordial para que el municipio extendiera la habilitación comercial, ya que hasta ahora solo se había conferido un permiso provisorio.

Sin embargo, el principal directivo de Integración Médica (que también abarca a la Clínica Cruz del Sur), José Zilberberg aseguró a éste y otros medios periodísticos que ellos disponían de la autorización de la cartera de salud provincial y que no la presentaron por la sencilla razón que el municipio no se las requirió, lo cual generó una insólita confusión entre la opinión pública.

Para colmo y por coincidencia, la clausura se produjo horas después que en la Clínica Cruz de Sur se negaran a atender a una mujer integrante de una cooperativa de trabajo contratada por el municipio, la cual sufrió un accidente laboral.

El propio Zilberberg admitió tal circunstancia, señalando que la empresa de salud que dirige “no es una ONG que presta servicios gratuitos” y que si bien venía asistiendo a los municipales luego que el intendente José Córdoba solicitara prestación de servicios para suplir un problema de ART, nunca existió ningún convenio formal. Además -aseguró-, debido a que el municipio no pagaba, se decidió cortar ese tipo de prestaciones.

Sin embargo, Cabrera desmintió terminantemente los dichos del empresario y mostró copia del convenio que firmara el 15 de julio el director médico de Integración Médica, Néstor Zilberberg (hijo de José) con el intendente Córdoba, el cual incluso “fue ratificado” el 3 de octubre de este mismo año.

En consecuencia, el funcionario municipal pidió a los directivos “que no mezclen las cosas”, en el sentido que los mismos atribuyen la clausura del Centro Materno Infantil a una represalia del municipio porque no quisieron atender en otra clínica de su propiedad a una trabajadora accidentada.

Por último consideró que le llamaba la atención que se haya dado tanta trascendencia mediática al cierre de un establecimiento de salud, circunscribiendo el hecho a habituales controles de comercios que deben cumplir con normativas vigentes ya que “todos somos iguales ante la ley”.

Zilberberg (padre) confirmó que se harán los planteos legales correspondientes pero se presupone que el municipio reaccionará de igual manera ya que el intendente José Córdoba, quien ayer continuaba realizando gestiones en Buenos Aires, dijo que la empresa médica incurrió en el delito de “abandono de persona” al negarse a atender a la operaria accidentada.

TAMBIEN SOSPECHAN DE LOS PETROLEROS
Por otra parte, los empresarios también arremetieron con la actual dirigencia del gremio de trabajadores petroleros que encabeza Claudio Vidal dado que sospechan que existe un complot entre esa entidad y el municipio para que quede nula la concesión del Centro Materno Infantil.

Vale recordar que el gremio reclama ese edificio como propio a pesar que la empresa médica invirtió en refacciones y asegura que el convenio de utilizarlo por diez años no lo firmó durante el lapso que duró la intervención de la Federación Argentina de Petróleo y Gas Privado, sino que lo hizo antes, cuando Héctor “Chaco” Segovia era secretario general.

En consecuencia, para los Zilberberg esta clausura mucho tuvo que ver una reciente manifestación y escrache que realizaron hace pocos días un grupo de petroleros encabezados por Vidal frente a los edificios donde funcionan el Centro Materno Infantil, la Clínica Cruz del Sur y el estudio jurídico del abogado Cristian Karanikolas.