Salvajismo en Caleta: Balean y roban el auto a un remisero

Un remisero de la empresa “8 de Julio” sufrió heridas en su rostro por una bala de plomo que le disparó un asaltante, en un hecho sucedido el lunes feriado, cerca de la medianoche. Además le robaron el auto con el que trabajaba. La policía está en toda la región tras los pasos de los salvajes delincuentes.

miércoles, 5 de marzo de 2014 · 00:00

La víctima es Eduardo Omar Nieto, de 41 años. El trabajador del volante se encontraba realizando su labor habitual en horario nocturno.

Había dejado a un pasajero en el barrio 3 de Febrero, cerca de las 23:30 horas, cuando en  inmediaciones de la remisería “Shalom”, dos tipos altos, flacos, vestidos con ropas oscuras, le hicieron señas para que se detuviese.

Nieto pensó que eran pasajeros comunes, por lo que accedió al llamado. Le pidieron que los llevara a Zona de Chacras. Cuando llegó a esa zona, uno de los fascinerosos le solicitó que se detenga, que quería bajarse urgente para orinar.

Ese ruego le pareció un tanto extraña al remisero, pero frenó lo mismo, en un sector poco poblado, y aquel se apeó, alejándose unos metros.

En ese instante, el otro delincuente, el que quedó dentro del auto, sacó rápidamente un arma de fuego y le apuntó amenazándolo de muerte. Le exigió toda la plata de la recaudación, lo amenazó, lo insultó. Y en ese entonces el remisero sólo atinó a entregar la plata, una escasa recaudación en la noche: 300 pesos.

Después se sumó el otro “compañero” del delincuente y lo obligaron a que bajase del auto, siempre apuntándole a la cabeza. “Caminá, caminá y no mirés para atrás. Dejá las llaves”, le habrían ordenado. El remisero siguió caminando unos metros, sin mirar atrás, sabiendo que los tipos le estaban apuntando con la pistola y con la extrema duda de no saber qué iban a hacer con él, si le iban a disparar por la espalda. Lo cierto es que el auto ya era cosa perdida. Se lo iban a llevar.

En un instante, el remisero se dio la vuelta para ver qué movimientos hacían los cacos y es entonces que el que tenía el arma reaccionó con rudeza y le descerrajó un tiro a la zona de la cabeza.

Por un milagro, la bala no alcanzó el cráneo del remisero, sino que le dio en el lóbulo de la oreja y en parte del rostro, aunque sin provocar una herida de gravedad mortal.

Después de eso, los asaltantes se subieron al remis, que es un Renault Symbol, color azul (patente LAW686), y huyeron con rumbo desconocido.

Mientras, con esa herida de bala en la cara, Omar Nieto siguió caminando en busca de auxilio. A pesar del dolor, se dio fuerzas para caminar en plena oscuridad por la zona de la nueva circunvalación hasta llegar a la Seccional Segunda, en barrio Unión. Allí fue atendido por los policías, quienes lo trasladaron al Hospital Zonal para hacerle las primeras curaciones.

Los médicos observaron que las heridas no eran de gravedad por lo que a las horas el remisero fue dado de alta. Radicó la denuncia en la comisaría sobre el ataque de los dos individuos y el robo del auto.

Inmediatamente el jefe de la Seccional Segunda, con la apoyatura de las demás comisarías de la zona, montó un “operativo cerrojo” para dar con el remis robado, manteniendo el alerta en los puntos de salida de la provincia de Santa Cruz, y en las ciudades de zona norte.

Según el denunciante, los atracadores no eran conocidos, nunca los había visto, por lo que se puede presumir que no sean de la ciudad. Pero todo es materia de investigación. (La Vanguardia del Sur)