Casi un centenar de trabajadores pedirá este jueves que se derogue la expropiación de Vieira

Se trata de un petitorio que firmaron exoperarios y marineros de la empresa compuesta por 7 barcos, un complejo pesquero con planta de proceso y cámaras frigoríficas, que en septiembre de 2012 fuera declarada de utilidad pública y sus bienes sujetos a expropiación por la ley 3287.

miércoles, 13 de agosto de 2014 · 00:00

“Estamos muy esperanzados en que este sea el fin de dos años largos que vivimos inactivos a merced de un subsidio de la provincia  y que la empresa pueda volver a ponerse en marcha y nosotros a recuperar los puestos de trabajo que perdimos con la expropiación”, señalaron ayer a Crónica algunos de los exoperarios que firmaron el pedido para que se derogue la norma.

Proyecto de Vieira

 Si bien en los últimos días corrió el rumor de más ofertas por parte de un pool de empresas chinas, ayer esta versión fue desestimada de plano por un legislador quien confió que hasta el momento “no hay otra presentación ni propuesta sobre el tema Vieira”,  solamente  el pedido de derogación de la intervenida  acompañado por un acuerdo extra concursal con el grupo Newsan.

Detalles del acuerdo

Dicho acuerdo, como este medio informara oportunamente,  se compone de dos aspectos; uno financiero y otro operativo, el financiero está sostenido en el compromiso de financiación por parte de Newsan de dos millones de dólares que permitirá activar la totalidad de la flota, reactivar la planta y saldar las deudas con el personal y los acreedores.

En tanto el aspecto  operativo  se funda en el acuerdo de charteo por 4 años de tres buques que son los tangoneros Miriam y Tabeirón Dos, y el potero Vieirasa Diesiciete. Vieira por su parte tendrá la operación de cuatro buques, los tangoneros Tabeirón, Vieirasa 15, Vieirasa 16 y el potero Vieirasa 18.

Los contratos firmados permitirán sacar a la empresa de la parálisis operativa en la que se encuentra, ya que desde hace casi dos años los barcos no han salido a la pesca perdiéndose varias temporadas exitosas que hubieran significado importantes recursos económicos.

Cabe recordar que en todo este tiempo la planta no pudo operar ni los empleados tampoco pudieron trabajar con lo cual se hace añicos la “utilidad pública” invocada como base de la expropiación porque se comprobó que es inexistente ya que la provincia simplemente se dedicó a subsidiar a los trabajadores.

Otro de los impedimentos que la provincia no pudo sortear es que la titularidad de los bienes y de los permisos de pesca todavía pertenecen a Vieira hasta tanto la expropiación no arribe a una resolución judicial. La intervención tampoco pudo cambiar la situación dominial de los buques ni tramitar permisos de pesca ni operar ante el SENASA con la habilitaciones de Vieira ni gestionar ante Prefectura Naval la salida de los barcos ni tramitar contratos de locación tal como pretendió tiempo atrás  el interventor Diego Marzioni. (fuente: Diario Crónica)