Balean la sede del Sindicato de Camioneros paralelo

En la madrugada de ayer, seis proyectiles de mediano calibre impactaron indistintamente en el portón de rejas metálicas y en la fachada de la flamante sede del nuevo Sindicato de Camioneros de Santa Cruz ubicada en el barrio Güemes de Caleta Olivia.

viernes, 26 de septiembre de 2014 · 00:00

Caleta Olivia (agencia)  La entidad gremial, que tiene a Carlos Gómez como secretario general, se lanzó a captar afiliados el 8 de setiembre asegurando tener el aval del Ministerio de Trabajo de la Nación y en franca disidencia con la central que a nivel nacional lidera el resistido Hugo Moyano, desde donde se la calificó como “apócrifa” y “trucha”.

Para diferenciar la nueva estructura conformada por dirigentes y trabajadores que en su mayoría dicen ser desocupados, vulgarmente comenzó a llamársela “sindicato paralelo”, aunque en rigor su nombre es muy extenso: “Sindicato Trabajadores Camioneros, Choferes, Obreros y Empleados del Transporte Automotor de Cargas Logística y Servicios de la Provincia de Santa Cruz”.

BALAS EN LA MADRUGADA
La flamante sede del nuevo gremio fue habilitada el lunes de esta misma semana en la calle Guillermo Siekman 1.533, pero el grueso de la comunidad no tenía conocimiento de su existencia, ya que aún no estaba inaugurada oficialmente.

Se trata de una casa de planta baja emplazada en los fondos de un terreno protegido por un portón metálico, rodeado de otras propiedades particulares, mientras la policía procuraba infructuosamente obtener testimonios de vecinos que pudieran haber escuchado fuertes detonaciones en la madrugada de ayer.

Los impactos de bala recién fueron descubiertos alrededor de las 9:00 cuando Carlos Gómez se hizo presente en el lugar y minutos más tarde arribaron efectivos de la Seccional Primera de Policía junto a peritos de la División Criminalística, los que se abocaron a las tareas de investigación y habrían determinado que se utilizó un arma de calibre 38.

Gómez contó a Diario Patagónico que se asombró al ver dos pequeñas perforaciones en la puerta de madera. Inmediatamente notó los vidrios destruidos de las ventanas y más tarde comprobó que había otros impactos en las el portón de acceso y en una pared.
“No tenemos pruebas de quién fue porque sucedió a la madrugada. Nunca recibimos amenazas y los vecinos estaban todos durmiendo, así que ninguno vio ni escuchó nada”, indicó.

No obstante, sostuvo que “le molestamos al otro gremio (de camioneros) que está en disconformidad con nosotros y dicen que no somos legales pese a que tenemos la Resolución 935 donde nos aprueban como sindicato, mientras que los otros gremios de Santa Cruz y Chubut trabajan con la personalidad gremial de Federación”.

“Vamos a seguir; no vamos a bajar los brazos; esto nos da más fuerza y los afiliados son los que van a decidir sus propios destinos. Somos un gremio que se creó en la provincia de Santa Cruz y somos de acá”, sostuvo.
“A los trabajadores les digo que tienen que perder el miedo; que hoy está la opción de este sindicato de camioneros para que se puedan venir a afiliar y hacer que el gremio crezca porque todos los beneficios que puedan tener van a quedar en Santa Cruz”, añadió.