Alarmante ola de asaltos a mano armada en Caleta Olivia

En un lapso de no más de quince horas, otros dos comercios de esta ciudad fueron asaltados a mano armada y volvió a dispararse el síndrome de la inseguridad. En uno de los hechos las cámaras de video grabaron el accionar de los delincuentes.

viernes, 5 de septiembre de 2014 · 00:00

 

Caleta Olivia (agencia) Los nuevos hechos de violencia se produjeron el miércoles a las 19:30 en la sucursal de la heladería Grido que se encuentra en el barrio Malvinas Argentinas, y ayer a las 10:15 en la Inmobiliaria Estudio Flamig, sobre la calle Presidente Perón, en plena zona céntrica.

Al igual que lo acontecido al promediar la tarde del sábado en el Mercado Güemes y el martes a las 20 en la panadería La Deliciosa, ambos comercios ubicados en la avenida Eva Perón (cercanos al Hospital Zonal), los delincuentes actuaron a cara descubierta.

Hasta avanzada la tarde de ayer no había detenidos por ninguno de los casos, a pesar de que la policía tenía las imágenes de los rostros de los dos asaltantes que ingresaron a Grido, no descartándose que sean los mismos que lo hicieron en Flamig.

INTELIGENCIA PREVIA

En la heladería, situada en la esquina de las calles Estrada y Beghin, en proximidades del supermercado Carrefour, uno de ellos amenazó con una pistola a una chica y a un joven que eran los únicos empleados que se hallaban cubriendo el último turno de trabajo.

Uno de los individuos exigió que le entregaran la recaudación que había en la caja registradora y el otro, que parecía más violento, llevó a la chica hasta la parte trasera del local donde revisó una especie de armario donde había una suma mayor de dinero, por lo que se supone que conocían el movimiento interno del comercio perteneciente a Augusto Moreno, quien en esos momentos no se hallaba en el lugar.

En total se alzaron con una suma aproximada a los 5 mil pesos y dos celulares de los empleados, huyendo a pie, aunque es probable que luego abordaran un auto que habrían dejado estacionado en las inmediaciones.

Ambos parecían tener una edad promedio de 25 años, vestían camperas negras, zapatillas blancas, gorros de lana y pantalones tipo jogging.

A PLENA LUZ DEL DIA

Mientras la policía procuraba esclarecer al asalto a Grido y otros hechos delictivos similares anteriores, a media mañana de ayer se denunció otro asalto a mano armada, esta vez en la inmobiliaria Estudio Flamig, propiedad de Julio López, ubicada a menos de 300 metros del monumento al obrero petrolero.

López estaba en esas oficinas junto a dos jóvenes, el encargado Carlos Sanduay y un muchacho que se había incorporado como empleado a principios de esta semana.

En esas circunstancias ingresaron dos sujetos de entre 25 y 30 años (según los testimonios de los empleados) y uno de ellos preguntó por un alquiler de vivienda, mientras el otro se quedó en la puerta e inmediatamente extrajo una pistola y le quitó el seguro, apuntando en principio hacia abajo, al tiempo que gritaba: “esto es un asalto”.

Ambos individuos lucían camperas negras (uno de ellos tenía puesto un pantalón oscuro tipo comando) y exigieron que les entregaran dinero. Como los empleados les dijeron que en ese lugar no había efectivo, parecieron ponerse nerviosos, sobre todo porque la inmobiliaria es contigua a una panadería y hay mucho movimiento de público.

Al no lograr su objetivo, se apoderaron de una netbook que se hallaba en un escritorio y de un bolso de reducidas dimensiones que contenía efectos personales y una ínfima suma de dinero, estimada en 200 pesos.

Tras huir a pie, arrojaron el bolso a unos 200 metros del lugar, precisamente en la vereda de la calle Rosario Vera Peñoza, el cual fue hallado por trabajadoras de una cooperativa de limpieza de espacios públicos, quienes avisaron a la policía.

ALLANAMIENTO

A todo esto, pudo saberse que la policía había allanado en horas de la madrugada una vivienda tipo inquilinato ubicada en la avenida Eva Perón, en cercanías del barrio 2 de Abril, en busca de los asaltantes de la heladería.

En ese lugar se secuestraron dos pares de zapatillas blancas con vivos negros, similares a las que se observaron en los videos de Grido, pero no hubo detenidos ya que los individuos que se hallaban allí no respondían a la fisonomía de los buscados.

Los investigadores creen que el asalto a la inmobiliaria fue cometido por los mismos individuos y que son delincuentes comunes, pero de alta peligrosidad.