zona norte

Al masajista violador de Caleta le unificaron sus condenas en once años y medio

En el marco del juicio abreviado que firmó Miguel Angel Aparicio, el tribunal colegiado que trató el caso resolvió ayer homologar el acuerdo y unificar las condenas en 11 años y 6 meses de prisión de efectivo cumplimiento. En julio del año pasado el masajista de Caleta Oliva fue condenado.
jueves, 29 de octubre de 2015 · 10:19
Miguel Angel Aparicio, el masajista y deportista oriundo de Caleta Olivia que el 7 de julio del año pasado fue condenado por dos violaciones, acaba de ser condenado por otras dos causas similares que tenía pendiente con la Justicia de Comodoro Rivadavia. Fue a través de un acuerdo abreviado al que arribó con la fiscal general Camila Banfi, quien fijó una pena de seis años de prisión de cumplimiento efectivo para él, en relación a los hechos que tuvieron como víctima a dos mujeres extranjeras que ejercían la prostitución.
El acuerdo fue presentado ante el tribunal colegiado que integraron los jueces Alejandro Soñis, Jorge Odorisio y Mariel Suárez, ante quien el imputado reconoció su participación en los hechos que le atribuyó la fiscal, como así también aceptó el monto de la pena impuesta.
A todo esto y teniendo en cuenta que Aparicio viene cumpliendo condena en otra causa que fue juzgada el año pasado, se llevó a cabo la unificación de las mismas y el monto definitivo quedó establecido en once años y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo.

VIOLADOR SERIAL
Aparicio acumuló cuatro causas por abuso sexual con acceso carnal y robo, dos de las cuales fueron tratadas en el juicio de julio del año pasado y la restantes en el presente juicio abreviado que se acaba de homologar.
La Fiscalía lo investigó como un violador serial y violento, es que también acumuló una causa por lesiones graves. Ello, en perjuicio de una mujer a la que atropelló con el mismo vehículo que solía utilizar para cometer sus delitos.
Ese hecho ocurrió en horas de la madrugada, en momentos que el imputado se acercó a la víctima mientras conducía su vehículo para desde allí preguntarle por la ubicación de una calle. La mujer le explicó cómo debía hacer para llegar al lugar consultado y este le pidió que le prestara el teléfono para hacer una llamada, a lo que ella se negó y continuó caminando.
En forma sorpresiva, el conductor le arrojó el vehículo encima para atropellarla y tras impactarla violentamente se fue del lugar dejándola tirada. La mujer logró memorizar la chapa patente y radicó la denuncia. Antes debió recibir la asistencia médica que constató el carácter grave de sus lesiones. (Diario El Patagónico)