Tres nuevos casos "sospechosos" de hantavirus en Epuyén

El hospital rural de lalocalidad de Chubut reportó hoy tres nuevos casos 'sospechosos' de hantavirus 'con buena evolución', según un comunicado de ese establecimiento.
domingo, 09 de diciembre de 2018 · 20:50

El "parte diario de contingencia", firmado por el director del nosocomio de esa cordillera chubutense, Ricardo Jiménez, al que tuvo acceso Télam, menciona "con ficha epidemiológica tres casos sospechosos, compatibles al hantavirus que se encuentran externados, en seguimiento ambulatorio con buena evolución".

Epuyén registró cinco casos confirmados como positivos de hantavirus, certificados por el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas "Carlos Malbrán" hacia donde se envían las muestras, de los cuales uno fue fatal, dos están aún en la sala de cuidados intensivos, otro que estaba en sala común fue dado de alta y el restante había sido externado la semana pasada.

Las autoridades del Ministerio de Salud solicitaron la presencia de un equipo de especialistas de Nación que se espera arriben a la cordillera sobre mediados de semana, para establecer una estrategia de combate a la enfermedad que todos los años reportan casos, aunque en baja frecuencia, al que se sumarían especialistas de Río Negro.

La forma de contagio más frecuente de la epidemia es a través del virus que transmite el pequeño roedor "Oligoryzomys longicaudatus", conocido como "ratón colilargo" en la cordillera, comarca en la que prolifera sobre todo en la época de la floración de caña colihue, que es su alimento preferido y genera una abundante semilla en la etapa de floración, muy rica en nutrientes.

Una vez en el cuerpo humano, el síndrome pulmonar por hantavirus provoca fiebre alta, dolores musculares, tos y dolor de cabeza.

Después de varios días, los problemas respiratorios empeoran y evolucionan en cuadros graves que, de no controlarse, pueden provocar la muerte de los pacientes por insuficiencia respiratoria o shock cuando los pulmones se llenan de líquido, en un cuadro complejo para las autoridades hospitalarias porque no existe un tratamiento específico.

Fuente: El Patagónico (Comodoro Rivadavia)