Trelew: Juez embargó locales y mercadería a Lucaioli por reclamos salariales

El juez laboral de Trelew, Paulo Konig, embargó dos locales y mercadería de la cadena Lucaioli, con motivo del reclamo salarial de los empleados tras el cierre de los locales en Chubut y en el resto del país.
viernes, 3 de mayo de 2019 · 16:37

El magistrado hizo lugar al pedido del Sindicato de Empleados de Comercio, que lleva adelante los reclamos de los trabajadores de Trelew, Rawson y Puerto Madryn. La Justicia secuestró los bienes que quedaban en los locales comerciales.

El próximo miércoles, los empleados ya estarán en condiciones de accionar judicialmente para definir su desvinculación o no de la empresa. La cadena todavía no envió ningún telegrama de despido a los trabajadores.

El objetivo de la cautelar es evitar que Lucaioli se vaya de la provincia sin dar respuesta a los reclamos laborales de los empleados. No se descarta que otras firmas importantes del país puedan llegar a continuar con estos negocios. En diálogo con radio El Chubut, Konig explicó que se trata de una medida cautelar de «protección de los salarios de los trabajadores que han dejado de pagarse».

La situación de los trabajadores en Comodoro Rivadavia 

La compañía, fundada hace 58 años, tiene su sede principal en la ciudad de Bahía Blanca y más de 30 locales distribuidos en Buenos Aires, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz, Chubut y Tierra del Fuego.

Esta cadena llegó a liderar las ventas en el interior del país porque ofrecía planes de pago y financiación más convenientes que sus competidores, pero en el último año y medio cayó en una debacle de la que no pudo salir.

El pasado 11 de abril El Patagónico conversó con uno de los empleados de Lucaioli en Comodoro Rivadavia para conocer de primera mano cómo atraviesan esta difícil situación. El hombre, ante la incertidumbre en la que se encuentra la firma, decidió no revelar su nombre, sin embargo, contó cómo viven estos días, a la espera de una definición su futuro laboral.

"La comunicación la tuvimos de un gerente general de la empresa, y la notificación llegó por escrito el sábado", relató y reflexionó: "algo tenía que pasar, ya venía mal todo, con el atraso de los sueldos".

"Nos avisaron que en la reunión anterior a nivel nacional se estaba haciendo todo lo posible, pero no dijeron nada especifico", sostuvo y aclaró que hasta el momento se mantiene "la suspensión de tareas, sin cierre definitivo, porque no pueden operar sin comprar mercadería, ni pagar sueldos".

En el caso de Comodoro Rivadavia los empleados venían percibiendo los sueldos en cuotas. "Sabíamos que la crisis no estaba ayudando en nada. Acá hay compañeros con más de 20 años de antigüedad, y se complica todo muchísimo en las familias para afrontar todo esto" lamentó el hombre.

Fuente: El Patagónico (Comodoro Rivadavia)