ADOSAC denuncia persecución e irregularidades contra docentes Especiales de Nivel Inicial en la Cuenca

Es mediante un comunicado en el que indican que docentes fueron separados de sus cargos por reclamar y el CPE abrió convocatorias para sus cargos buscando "quebrar" la protesta.
martes, 17 de septiembre de 2019 · 18:22

Comunicado de la Asociación de Docentes de Santa Cruz (ADOSAC): 

Unidad de los Trabajadores

Desde ADOSAC Provincial, nos solidarizamos nuevamente  con los compañeros de la Cuenca carbonífera, Río Turbio y 28 de Noviembre, quienes fueron separados de sus respectivos cargos por defender sus derechos, en cuanto a que se respete el horario laboral  para el  cargo de Maestro  Especial  de  Nivel Inicial. Asimismo  resaltamos el accionar de  los docentes que  se  abstuvieron  de notificarse  de las suplencias generadas, en un claro gesto de apoyo y acompañamiento hacia sus colegas, conducta que refleja  nuestra conciencia  gremial de clase trabajadora, que no avala el atropello y la intimidación.

El Consejo Provincial de Educación, en una nueva embestida, desde la Junta de Clasificación Inicial y Especial intervenida y a través de la Comisión de Ofrecimientos realiza una convocatoria de inscripción a docentes que no posean legajo, para que realicen  dicho trámite administrativo, con el claro objetivo de quebrar la decisión que nuestros compañeros en su conjunto llevan adelante.

Denunciamos  la medida arbitraria adoptada por este Organismo, que perjudica a nuestros compañeros e  intenta instalar una disputa entre quienes buscan  acceder al  trabajo en un  claro contexto de necesidad económica  y aquellos que luchan por sus derechos. Lejos de trabajar por el bien de la educación, la política de los funcionarios apunta a  instalar la confrontación entre trabajadores, lo que de ninguna manera como entidad gremial  fomentaremos ni avalaremos. Si diremos, de manera muy clara, que el único responsable  de llegar a estas situaciones repudiables que se pretenden instalar en ambas  comunidades educativas,  es la  propia Presidenta del  Consejo de Educación,  y  la  política persecutoria que lleva adelante hacia los trabajadores docentes de toda la provincia.