La historia detrás de la lamprea patagónica argentina

Investigadoras del CONICET detectaron que había sido clasificada erróneamente y confundida con una especie distinta del mismo género. Esta corrección aporta conocimiento fundamental para la conservación de estos animales.
martes, 23 de junio de 2020 · 13:35

Un equipo científico que estudia peces en el río Santa Cruz indicó que las lampreas que se encuentran allí no pertenecen a la especie Geotria australis, como se creía hasta ahora, sino a Geotria macrostomus. Esta información que puede parecer técnica, es de gran implicancia a la hora de pensar acciones de conservación para estos animales, considerados por especialistas como fósiles vivientes.

“En 1998 empecé a trabajar en el río Santa Cruz para  mi tesis doctoral, estudiando las bases genéticas y los factores ambientales que determinan la anadromía, es decir, el comportamiento de aquellos peces que migran al océano para alimentarse y retornan al río para desovar. Frente a la inminente construcción de dos represas: Cóndor Cliff y Barrancosa, en el cauce principal del río, resultaba urgente, generar más información de las especies presentes y de los posibles impactos que podía tener el proyecto. En el año 2018 desde la empresa IEASA, encargada de supervisar las obras y garantizar la sustentabilidad ambiental, invitaron a mi grupo a estudiar sobre la lamprea Geotria australis. Así empezó el gran desafío de conocer más acerca de una de las especies de vertebrados más antiguas”, explica Carla Riva Rossi, investigadora adjunta del CONICET en el Instituto de Diversidad y Evolución Austral (IDEAUS, CONICET).

El trabajo, publicado en la revista Plos One, sostiene que el equipo de científicas que integran Riva Rossi y la investigadora asistente del CONICET, Pamela Quiroga, generaron una gran cantidad de información en un lapso corto de tiempo frente a la amenaza del hábitat de las lampreas del río Santa Cruz por de la construcción de las represas y fue a partir de estos estudios que empezaron a encontrar ciertas características en esta especie que les llamaron mucho la atención.

“Comenzamos a investigar acerca de Geotria australis, del Hemisferio Sur, presente en Chile y Australasia y también convocamos a una especialista de Nueva Zelanda, la Dra. Cindy Baker, para asesorarnos sobre su ecología. A partir de fotografías e imágenes publicadas observamos diferencias en la morfología oral, la dentición y el tamaño y posición de las aletas entre ejemplares de ríos de Patagonia y aquellos provenientes de otros lugares. Estas diferencias morfológicas, junto con diferencias genéticas ya habían sido reportadas en estudios previos de la especie, pero ningún de ellos había incluido ejemplares de Argentina. Entonces empleamos análisis de ADN mitocondrial en el Laboratorio de Biología Molecular del IDEAUS y encontramos diferencias moleculares extraordinarias entre Geotria de Argentina y aquellas de Chile y Australasia”, comenta Riva Rossi.

Lejos de detenerse con los resultados conseguidos en el laboratorio, el equipo de científicos se dedicó a indagar en archivos históricos y hallaron un antiguo estudio taxonómico en el que se describía una especie de lamprea capturada viva en una calle de la ciudad de Buenos Aires y descripta por el naturalista, Carlos Germán Conrado Burmeister en 1867. En la presentación científica del ejemplar encontrado, llevada a cabo en la sociedad Paleontológica de Buenos Aires, el especialista afirmó: “la nueva especie que se ha encontrado en la calle de Buenos Aires, propongo llamarla Petromyzon macrostomus. Tiene una longitud de 0,40 metros y una figura prolongada cilíndrica como todas las especies conocidas pero bastante comprimida a los dos lados”. Posteriormente, en el año 1893, Carlos Berg, zoólogo alemán, radicado en Argentina, revisa el material y le reasigna el nombre de Geotría macrostoma.

Lo que llamó la atención de la científica es que estas primeras descripciones por parte de Burmeister y Berg, es que a pesar de ser correctas, como demuestra la investigación realizada por el equipo de trabajo del IDEAUS, fueron desestimada posteriormente y se reclasificó a la especie como Geotria australis. “Pero nuestros resultados muestran que la lamprea Argentina Geotria macrostoma es una especie con características únicas en su ecología, fisiología y comportamiento y adaptaciones que son el resultado de procesos evolutivos históricos y recientes en respuesta a las diferentes características de su medio ambiente. Desconocer o ignorar esta singularidad e implementar acciones de conservación diseñadas para otras especies de lamprea, incluyendo a su congénere, la lamprea de bolsa de Chile y Australasia, puede llevar a decisiones erróneas de manejo, inadecuadas para garantizar la viabilidad poblacional y el potencial evolutivo de la lamprea Argentina”, indica Riva Rossi.

Fuente: Conicet.gov.ar