DESESPERADA BÚSQUEDA CON FINAL FELIZ

Niño de Caleta quiso salvar al mundo y se perdió en la madrugada

Cuando eran cerca de las tres de la madrugada, una familia de barrio Vista Hermosa 2 de Caleta Olivia, se despertó sobresaltada por la desaparición de un pequeño, de apenas cuatro años de edad.
domingo, 5 de abril de 2015 · 12:36

no de los integrantes de ese grupo familiar, cuya casa está situada en calle Villagrán a la altura del 300, despertó al sentir que la puerta principal estaba abierta de par en par, por donde entraba el frío viento.

Luego, esta persona fue a mirar en la habitación de los niños para saber si estaban bien, y reparó en que el pequeñín no estaba allí. Luego los miembros de la familia lo buscaron por toda la casa y no lo encontraron. Temieron lo peor, comenzaron a buscarlo por las casas vecinas, alrededor de la manzana y tampoco hubo novedades, ni testigos de que lo hayan visto por la calle.

Desesperadamente, los padres del niño fueron a la comisaría Tercera a radicar la denuncia de la desaparición y a implorar a que lo localicen. Desde la seccional policial se dispuso un operativo de búsqueda, con la clave alfanumérica correspondiente difundida en todos los aparatos de radio de patrulleros y comisarías de la ciudad.

Pasó casi una hora, los policías recorrieron cuadras cercanas y barrios aledaños con resultados negativos.

Hasta que cerca de las 04:10 horas, compareció en la Comisaría Tercera un hombre de apellido Simos que llevaba de la mano a la criatura intensamente buscada.

El vecino, que vive en su casa en calle Carol English, a siete cuadras de la vivienda del infante, relató a los policías que estaba durmiendo en su casa, cerca de las 03:30 horas, cuando escuchó un ruido en la puerta, similar al que hace alguien que prueba un manojo de llaves en la cerradura. El hombre se levantó presurosamente de su cama, y miró por la ventana que da a la calle. No había nadie, al parecer. Pero como el niño tiene una estatura baja había quedado fuera del campo de visión del vecino.

El ruido en la cerradura persistió, y entonces Simos abrió la puerta de manera súbita y ahí sí encontró al nene frente a la puerta, teniendo una llave o un objeto pequeño metálico con el que quería entrar a esa casa.

En ese instante la familia del niñito estaba agobiada porque no había novedades. Hasta que llegó el hombre a la seccional.

Nadie supo cómo hizo el pequeñito para caminar tantas cuadras, en la madrugada, sin llorar, ni temer alejarse de sus padres, y cuál fue el objetivo.

De acuerdo a lo que se contó en un primer momento, este niño tiene una gran imaginación y es un gran admirador de los super-héroes, sobre todo del "caballero de la noche”, Batman, por quien les pidió a sus padres que le compraran un traje de este personaje. Justamente, el día anterior, el nene le había dicho a su hermanita que se iba a poner el traje para "salvar el mundo”.

 

 

Fuente La Vanguardia del Sur