CÁMARA DEL CRIMEN DE CALETA OLIVIA

Por la muerte de un chico en una comisaría, son juzgados tres policías

Los acusados habían dicho que el joven se había suicidado en sede policial; pero testigos desmienten eso. El juicio podría terminar en setiembre.
sábado, 19 de septiembre de 2015 · 09:59
Los miembros de la fuerza de seguridad provincial Ricardo Alvarado (oficial ayudante), Ismael Salas (agente) y Carlos Velázquez (cabo), defendidos respectivamente por los abogados Carlos Muriete, Marcelo Palenque y Rosa Razuri, comenzaron a ser sometidos ayer a un juicio oral y público por la muerte del joven de 23 años.

De los tres acusados, sólo Alvarado y Velázquez aceptaron responder a preguntas relacionadas al hecho que se investiga al sentarse frente al tribunal conformado por los jueces Cristina de los Ángeles Lembeye (presidente), Juan Pablo Olivera y Jorge Alonso y de los fiscales Ariel Candia y Carlos Rearte.

Velázquez y Salas están acusados de torturas seguidas de muerte, las cuales incluyeron cachetazos, patadas y trompadas. Mientras que a Alvarado se lo acusa de haber presenciado pasivamente la paliza a Gorosito, quien era oriundo de Entre Ríos.

Según la lectura de elevación a juicio, el joven fue detenido en la noche del 21 de julio en la vía pública luego de una llamada que realizó una mujer policía al celular particular de Alvarado, informándole que el joven estaba junto al vehículo de ella en actitud sospechosa.

Inmediatamente concurrieron al lugar y lo detuvieron, momento en el cual Gorosito habría proferido varios insultos a los efectivos, entre ellos "ustedes tienen la culpa de la muerte de mi hermano”, "milicos hijos de puta” y "bolitas de mierda los voy a matar”.

El joven fue llevado hasta el Hospital Distrital de esa localidad, para que se le realice el examen correspondiente antes de ingresar detenido, aunque según dijeron, por el grado de agresividad que presentaba ello fue imposible.

Por ese motivo fue alojado alrededor de las 4:00 en el calabozo uno, mientras que en el dos se encontraban detenidos los hermanos Rivero, quienes en su declaración dieron cuenta de los "quejidos” que escucharon producto de los golpes que le propinaban los policías, seguidos de "una fuerte tos y ahogamiento como si lo estuvieran ahorcando, seguido de la frase ‘ahora vas a respetar a los policías”.

Más tarde, a eso de las 5:00, Salas llamaba a los gritos a Velázquez diciéndole "se ahorcó”, por lo que inmediatamente pidieron una ambulancia ya que el detenido estaba inconsciente y al hacerse presente el personal médico se constató su deceso.

Luego de la lectura de elevación a juicio, los imputados fueron llamados a declarar, a lo que Salas se negó aunque de todas formas debió sentarse frente a los jueces para responder preguntas sobre sus datos personales, dando cuenta que es oriundo de Formosa, tiene 33 años y actualmente realiza tareas internas en la misma comisaría.

Seguidamente, Velázquez, de 33 años, quien nació en Jujuy (aunque inicialmente dijo ser oriundo de Salta), dijo que ese día tenía asignada la tarea de conducir el patrullero.

"Fuimos a detener a Gorosito porque estaba en actitud sospechosa y cuando llegamos él nos insultó. Después lo llevamos al Hospital y el médico no lo pudo atender porque estaba muy agresivo”, aseguró.

Luego de ello relató que "lo llevamos a la comisaría y lo ayudé a Salas para que ingrese al calabozo y después de eso nos fuimos de patrullaje. Más tarde, cuando volvimos escuché que Salas gritó mi apellido y me dijo que Gorosito se había suicidado”.

"Entre a la zona de los dos calabozos y lo vi tirado en el piso de calabozo, ayudé a sacarlo y le practiqué tareas de reanimación hasta que llegara la ambulancia pero no reaccionó”, manifestó.

"Me sorprende que cuando entre lo vi tirado en el piso con manchas de sangre en el pecho pero no colgado –agregó-, aunque tenía el borde de una frazada en el cuello pero estaba casi suelto porque cuando traté de sacárselo para reanimarlo se le soltó así nomás”.

ALVAREZ NO VIO QUE LO GOLPEARAN

Por otra parte, Alvarado quien nació en Río Gallegos, tiene 28 años, actualmente presta servicios como oficial ayudante en la Subcomisaría de Koluel Kayke y en el momento de la muerte de Gorosito se desempeñaba como oficial de servicio, coincidió en gran parte de su relato con Velázquez.

No obstante, dijo que cuando escuchó el grito de Salas fue inmediatamente a ver lo que sucedía y este último le mostró el borde de la frazada con la que se habría ahorcado el preso. Además, dijo que en ningún momento observó que sus pares hayan golpeado a Gorosito, pero sí que constantemente los insultaba.

Al ser consultado sobre la Fiscalía sobre a qué atribuía las manchas de sangre encontradas en el interior del calabozo se limitó a decir "no voy a responder eso”.

Cabe mencionar que en la audiencia estuvieron presentes los hermanos de la víctima: Andrea, María, Cristina y Edgar Gorosito quienes no pudieron evitar el llanto cuando se realizó la lectura de elevación a juicio.

Es que a través de la misma se daba cuenta, según los testimonios de Walter y Jonathan Rivera quienes la fatídica noche se encontraban detenidos en el calabozo aledaño al de la víctima, de los quejidos que pronunciaba Gorosito mientras según ellos era golpeado por policías.

Finalmente cabe señalar que la segunda audiencia del juicio continuará el lunes a partir de las 10:00, en la que se presentarán a declarar parte de los 24 testigos que están citados en la causa y se estima que luego de la etapa de los alegatos la sentencia podría dictarse antes de finalizar el mes de septiembre. (La Vangaurdia del Sur)