El crimen de Liseth: “Mi hija no se suicidó”, el desesperado pedido de una madre y la sospecha sobre el novio

Un balazo en la nuca terminó con su vida. Tenía 18 años. El disparo salió del arma de su pareja, un policía de 26 años. Él dice que se suicidó. La familia, que fue un femicidio.
viernes, 11 de octubre de 2019 · 12:20

Liseth Barrera tenía 18 años y estaba en pareja con un policía. Ambos vivían en una casa de la calle 12 de Octubre de Gobernador Gregores, en Santa Cruz. El 13 de abril apareció agonizando en el piso de su pieza con una balazo en la nuca. Y el arma reglamentaria de su novio entre sus piernas. Su propia pareja la llevó al hospital donde a las 2 horas murió. Él dice que se suicidó. La familia de Liseth, que fue un femicidio e incluso no descarta la participación de terceras personas.

La investigación es lenta porque además está a cargo de un juez de San Julián, otra localidad. El pequeño pueblo de 5.000 habitantes acompaña el dolor de Sandra Carrasco, madre de la joven. Y la de toda su numerosa familia. Hubo marchas pidiendo Justicia, pintaron murales, se hicieron charlas. Tras la muerte de Liseth su pareja fue trasladada a Luis Piedrabuena.

“Y nunca declaró, nadie le preguntó nunca que pasó. Él me llamó después de la muerte pidiéndome perdón. Y yo le decía por qué lo había hecho. Sólo queremos Justicia, mi hija no se suicidó. A mi hija la mataron”, le dijo Sandra a Clarín.

La madrugada trágica, la joven y su pareja salieron discutiendo de la fiesta sorpresa de cumpleaños que le habían hecho al abuelo que cumplía 75 años. Un grupo de familiares y amigos quedaron en encontrarse en un pub. Eran las 3.30 del 13 de abril. Fueron todos, pero la pareja nunca llegó.

Los hechos indican que luego de una discusión, fueron a su casa. Ella se habría quedado ahí y él volvió a salir. El agente policial contó que cuando regresó, ella no atendía la puerta por lo que rompió las ventanas e ingresó a la casa encontrándola tirada en el suelo de la habitación en un charco de sangre con un disparo en la sien con entrada y salida del proyectil del arma reglamentaria que le pertenecía.

 

“Ya antes que se haga cualquier pericia e incluso la autopsia, la policía dijo que fue un “presunto suicidio”. Pasó un montón de tiempo y no tenemos el resultado de nada. La investigación no avanza. Todo es muy extraño. Por lo que sabemos la bala entró por la nuca y tiene orificio de salida. Ella quedó agonizando un par de horas pero su cuerpo no aguantó más y murió”, agregó la madre.

“Ellos se fueron del cumpleaños a las 3.30. A mí me extrañó que él había estado bebiendo mucho alcohol. Después se fueron al auto y discutieron. Hacía seis meses que estaban juntos y Liseth le había contado a su círculo íntimo que era sometida a violencia de género, pero nadie llamó a declarar a nadie. Él dice que cuando salió de la casa y la dejó sola un tiempo (no sabemos cuanto) se fue con un amigo. Nadie comprobó nada”, dijo la mujer.

Liseth Barrera tenía 18 años y estaba en pareja con un policía. Fue asesinada de un balazo. Ocurrió en Gobernador Gregores.

Liseth Barrera tenía 18 años y estaba en pareja con un policía. Fue asesinada de un balazo. Ocurrió en Gobernador Gregores.

Para Sandra Carrasco “están protegiendo a quien mató a mi hija, no tengo dudas. El juez de San Julián Ludovico Pío Pala se reunió conmigo y me aseguró que es posible cambiar la carátula de la causa por, al menos, “muerte dudosa”. Eso cambiará muchas cosas. Pero no tenemos seguridad. Estamos destruidos. Liseth no tenía motivos para matarse. Tenía planes, iba a empezar a estudiar en la Universidad Siglo XXI de Gregores. Era alegre, feliz. Y una gran militante social. Amaba a su familia, era una chica con muchas ganas de vivir. ¿Por qué iba a querer terminar con su vida?".

La pequeña comunidad de Gregores desconfía de la Justicia. Por eso, se suceden las marchas. En las calles, en los murales y hasta en los pocos espectáculos sociales o deportivos que hay en el pueblo. Muchas dudas completan el panorama. Cómo que no se hizo ni siquiera la prueba de la pólvora en las manos. Ni se siguió el recorrido de la bala. La aparición del arma entre las piernas de la joven también despierta inquietud. Y además, después de la aparición del cuerpo entró mucha gente que contaminó la escena.

“Lo que más nos pone mal es que el sujeto sigue en funciones. Incluso fue escolta de la bandera de la policía en una fecha patria. Nos pareció una burla, ante tanto dolor. Él sigue en su cargo. Primero quisieron que cumpla funciones en la policía rural. Pero como Liseth colaboraba con ellos, no lo quisieron. Después fue a los bomberos. Duró muy poco. Hasta que lo trasladaron a Piedrabuena. Dicen que Asuntos Internos está investigando, pero no sabemos qué”, dijo la mamá.

 

Y agregó: “El juez Pío Pala se comprometió a hacer una reconstrucción virtual del hecho. Tal vez eso aporte algo. También hay gente que espera ser citada para declarar. Él anduvo diciendo que se iba del pueblo porque tenía miedo que nosotros lo linchemos. No somos violentos y nunca lo haríamos. Sólo queremos saber cómo y por qué la muerte se llevó a nuestra hija”.

Sandra tiene 6 hijos, 5 de ellas mujeres. Y 10 nietos. Desde 2012 sufre una enfermedad oncológica. Y desde hace 31 años es locutora en una radio de Gregores. “No se cómo sigo en pie. Tengo el acompañamiento de mi esposo, de toda mi familia y sobre todo de la gente. Nos quitaron a Liseth. Y aunque lo intentamos, no podemos volver a empezar”. (Clarín)