Violaron a una mujer que regresaba de un templo

Una mujer de 24 años que el miércoles a las 22:30 regresaba de una iglesia cristiana de Comodoro fue interceptada en la avenida Rivadavia por un depravado que con un cuchillo la llevó a un descampado detrás de una escuela y la obligó a mantener relaciones.
viernes, 1 de febrero de 2019 · 08:19

“Hagamos como si fuéramos novios”, le dijo un violador a una mujer de 24 años a la que amenazó con un cuchillo en plena Rivadavia el miércoles a las 22:30 cuando ella salía de leer la biblia en una iglesia cristiana ubicada en la calle Andrés Minoli.

Para volver a su casa, la mujer había intentado primero abordar el transporte público de pasajeros en una parada de Los Pensamientos y Huergo, del barrio San Martín, pero ante la demora del colectivo y la presencia de un grupo de jóvenes que comenzó a juntarse en el lugar, decidió irse caminando. En ese trayecto fue víctima del abuso.

Según la denuncia, el violador la interceptó en una plaza, la amenazó con un cuchillo y la obligó a abrazarlo. La mujer le dijo que tenía un teléfono celular para darle y hasta un poco de plata, pero el hombre le refirió que solo “quería sacarse las ganas” y la forzó a acompañarlo.

“Dale porque te degüello” le decía mientras la conducía a un descampado detrás de la escuela Juan XXIII.

En el camino la mujer alcanzó a ver a tres mujeres a las cuales intentó hacerles señas, pero el captor lo percibió y le pegó una trompada en el rostro para que no las mirara.

“Yo ya estoy acostumbrado a hacer esto; ya se lo hice a un montón de pibitas”, se vanagloriaba mientras la víctima irrumpía en llanto; el agresor le advirtió que si no se callaba la mataría a puñaladas. Al llegar a su destino, el sujeto le arrancó la ropa y la abusó.

El hombre de unos 30 años y de contextura robusta se burló de la seguridad mientras estaba con la víctima y hasta tuvo el tiempo de observarle los contactos del teléfono celular, mientras la amenazaba continuamente para que no lo denunciara porque si no mataría a su familia.

“TENIA OLOR A PEGAMENTO”

La mujer declaró que en ningún momento dejó de rezar y que le dijo al sujeto que Dios podía cambiar su vida si él no le hacía daño, invitándolo a ir a la iglesia con ella. Cuando tres personas pasaron cerca del descampado, el violador la liberó pero la vigilaba desde cerca por lo que la víctima -sumida en el temor y confundida- caminó hasta subirse a un remis y llegar a su casa. Luego se dirigió a radicar la denuncia en la Comisaría de la Mujer.

Personal del Ministerio Público Fiscal, junto al de la Brigada de Investigaciones, recorrieron la zona de avenida Rivadavia y Pensamientos para tratar de reunir imágenes de cámaras de seguridad que ayuden a esclarecer esta nueva violación, la segunda en casi cuatro días. Coincidentemente, la víctima anterior también tenía 24 años.

Según pudo conocer este diario, el violador tendría una altura de 1,65 metro y sería de contextura robusta. Además, olía a pegamento.

El caso anterior ocurrió el domingo a la madrugada, cuando la víctima fue abusada por un automovilista que la invitó a subir a su auto cuando se dirigía rumbo a un boliche, llevándola a una casilla de Los Tres Pinos, donde ocurrió el delito. Luego la subió al baúl de su auto y la arrojó en un descampado, entre desechos cloacales. (Diario El Patagónico)