Apuñaló a su mujer cuando lo sorprendió queriéndose acostar con su propia hija

Un hombre fue detenido el sábado a la madrugada cuando apuñaló a su mujer en el barrio Moure. Según la versión oficial, llegó alcoholizado y fue directamente al dormitorio de su hija y cuando se quiso acostar con ella, su esposa lo sorprendió e increpó.
martes, 10 de septiembre de 2019 · 11:22

Un hombre de 39 años –de nacionalidad boliviana- fue detenido por personal de la Seccional Sexta de Comooro el sábado a la madrugada cuando escapaba de su vivienda luego de herir con un arma blanca a su pareja.

Z.C.CH. es de nacionalidad boliviana y le había asestado una puñalada en el brazo a su mujer. Eran las 2:30 de la madrugada.

Los gritos de auxilio de la mujer y el llamado a la Policía hicieron que los efectivos de la comisaría ubicada en el San Cayetano acudieran al lugar y lo detuvieran en medio de los gritos de la víctima.

Según informaron las fuentes oficiales a El Patagónico, el hombre fue sorprendido en el dormitorio de su hija por su mujer justo en el momento en que se intentaba acostar con la menor.

La mujer lo increpó y el hombre canalizó entonces su furia hacia ella, a quien le aplicó un puntazo en su brazo izquierdo.

Según la denuncia de la mujer, el hombre arremetió en varias oportunidades contra su integridad física hasta propinarle el corte. La víctima debió ser trasladada hacia la Comisaria de la Mujer en donde radicó la denuncia.

La Seccional Sexta detuvo al sospechoso y le dieron intervención a la funcionaria de Fiscalía, Belén de la Canal, para que instruya la causa. El hombre permaneció en prisión durante todo el fin de semana y ayer fue sometido a la audiencia de control de detención y formalización de la investigación en la Oficina Judicial.

La Fiscalía lo imputó ante el juez Martín Cosmaro de presuntas amenazas agravadas por el uso de arma blanca y lesiones leves agravadas por violencia de género, pero no pidió prisión preventiva sino que solicitó presentaciones semanales ante la Oficina Judicial.

También solicitó una prohibición de acercamiento contra todo el entorno familiar. La defensa pública del imputado, ejercida por Ariel Quiroga, no se opuso al pedido de la Fiscalía por lo que Cosmaro hizo lugar al pedido de la acusación y le otorgó la libertad al agresor.

Antes le dictó la prohibición de acercamiento a sus familiares directos y a la vivienda del barrio Moure, además de imponerle presentaciones semanales fijando domicilio.