Río Grande: una adopción ilegal del motivo del crimen

Una denuncia por la adopción ilegal de una beba que era su nieta y a quien intentaba recuperar por la vía judicial, fue el motivo por el cual Gladys Moledo fue asesinada de manera alevosa en un hecho que conmueve a la sociedad de Río Grande y a los vecinos del barrio Mirador, de donde era integrante de la Junta Vecinal.
jueves, 12 de septiembre de 2019 · 10:38

Conforme avanzó la investigación, este martes el juez de Instrucción de la causa, Daniel Cesari Hernández, ordenó una serie de procedimientos para detener a un total de cuatro personas, tres adultos y un menor, quienes se sumaron a la detención de la hijastra de la víctima, Oriana González.

Los detenidos son Gastón Eduardo Blanco (35), Yésica Romina Gómez (34), Juan Ramón Gómez (35) y un menor de 17 años de edad.

De acuerdo a lo se pudo saber de la investigación de la causa, Gastón Blanco y Yésica Gómez son pareja a quienes Oriana González les otorgó en adopción, de manera ilegal, a una beba que había concebido hace ocho meses. Por este hecho, la víctima había presentado una denuncia ante el Juzgado de Familia y Minoridad, por supresión de identidad.

Moledo pretendía que un Juez le otorgue la custodia de la beba que su hijastra había entregado de manera irregular y por ello comenzó a realizar las acciones pertinentes para intentar recuperar a la menor.

Enterados de la denuncia, la pareja y la hijastra se enfrentaron con la víctima, protagonizando varias discusiones. Algunos vecinos del lugar precisaron sobre lo mal que se llevaban la hijastra con la mujer.

El avance en la causa por la recuperación de la beba fue el desencadenante por el cual Moledo encontró la muerte de manera violenta. Ahora, lo que resta precisar es la materialidad del hecho, es decir, quien fue el autor de las lesiones y las puñaladas con las que fue ultimada la víctima.

De acuerdo al resultado de la autopsia, la forense determinó que son nueve las lesiones de arma blanca que el cuerpo tenía, cinco en la zona del cuello, mientras que las otras fueron en la zona del torso, hubo perforación de la aorta, de los pulmones, los intestinos y el corazón. Además, la víctima presentaba lesiones de intento de estrangulamiento.

Por el momento la causa penal está caratulada homicidio agravado por alevosía y es por ello que fueron imputadas las cinco personas vinculadas al hecho. De todas maneras, no se descarta que con el devenir de las actuaciones la calificación legal pueda variar, en función de establecer que participación tuvo cada uno de los detenidos.