Chubut: intentó matar a su esposa y no puede ser juzgado por falta de traductor

El juicio contra un coreano acusado de intento de femicidio no puede iniciar porque no hay una persona que hable en su idioma.
lunes, 9 de septiembre de 2019 · 18:11

El ciudadano coreano Hwang Doo Jin está detenido en la ciudad de Puerto Madryn (Chubut) por el intento de femicidio de su pareja. Este ciudadano coreano de 63 años, que trabajaba como acupunturista pese a no contar con título habilitante, debería tener ya una fecha de juicio oral fijada. Pero hay un pequeño problema que impide que dicho proceso arranque: no consiguen traductor.

Doo Jin, quien será juzgado por el “intento de homicidio doblemente agravado, por el vínculo y por ser cometido mediante violencia de género”,  por el momento espera que la Justicia encuentre a una persona que pueda hablar y traducir coreano.

Sin suerte, hasta ahora sólo se encontró vecinos que hablan chino mandarín y si esto ya parece un hecho particular, se suma a que el traductor que estuvo presente durante todo el proceso de investigación, actualmente no pudo ser ubicado. 

Los sucesos

El hecho del que se lo acusa ocurrió el 17 de febrero del 2018 pasado en el barrio Solana de Puerto Madryn, cuando Jin se presentó vestido con ropa oscura y guantes de cuero negro en el domicilio de su pareja y luego la empujó hacia el interior haciéndola caer en el piso. 

Allí comenzó a pegarle, agarrándola de la cabeza en reiteradas veces y golpeándola contra el piso, tras lo cual la arrastró de los pelos hacia la cocina y el baño mientras intentaba ahorcarla con sus manos.

Ante los gritos de auxilio y al estar la puerta abierta, un vecino observó a la mujer bañada en sangre e intentando huir de su domicilio mientras el hombre la sostenía de un tobillo. Finalmente, este hombre la ayudó, llamó a la Policía y el agresor quedó detenido.

El antecedente 

El caso del ciudadano coreano tiene otro episodio insólito en su historial. Es que durante la investigación, obtuvo arresto domiciliario al sostener que tenía problemas de salud vinculados a las viandas que le entregaban en la comisaría y porque no se podía comunicar con los policías. Por tal motivo, de hecho, bajó 14 kilos.

Sin embargo, el beneficio le duró poco ya que la Justicia se lo revocó al considerar que estaba bien de salud. De todos modos, logró que se le haga un régimen especial a base de mariscos y verduras.

Galería de fotos