Luego de decapitar a su padre, se sacó una selfie y la envió a sus amigos

Matías y Fernando Jara fueron acusados de asesinar a golpes y cuchillazos a su padre Orlando en un crimen marcado por la violencia familiar. "Siempre que tomaba, nos golpeaba. Era despertarnos a los golpes. Con Fernando y Matías era peor", declaró uno de los hermanos de los asesinos.
miércoles, 29 de enero de 2020 · 08:31

“Vivimos mucha violencia, nos pegaba a nosotros y a mi mamá. Nos decía que nos iba a matar a todos. Siempre que tomaba, nos golpeaba. Era despertarnos a los golpes. Con Fernando y Matías era peor. Cuando me contaron lo que había pasado, no lo podía creer”, relató a LMNeuquén Diego Jara, uno de los hijos de Orlando, quien fue brutalmente asesinado por sus otros dos hijos en Zapala, provincia de Neuquén. Ambos hermanos fueron acusados por el homicidio y se les impuso dos meses de prisión preventiva por riesgo de entorpecimiento.

UNA NOCHE FATAL

El domingo, alrededor de las 04:00, Orlando Jara, un mecánico de 51 años, llegó borracho a su hogar, donde vivía con su esposa y tres de sus hijos en el barrio Zona II. Pidió comer algo y preguntó por ellos. “Están durmiendo”, le respondió Hilda, su esposa, pero el hombre agarró un cuchillo y subió las escaleras, a la vez que amenazó con matarlos. Fueron los gritos de la mujer y el suplicio de su hija lo que impidió su accionar.

A los minutos, volvió a arremeter contra ellos, pero los chicos lo echaron a golpes de la casa y la madre llamó a la Policía. El mayor le golpeó el maxilar con un hierro. “Estábamos con mis hijos del lado de adentro del portón y Orlando estaba afuera, tenía dos cuchillos, y les decía a Fernando y a Matías que salieran, que los iba a matar uno por uno”, expresó Hilda.

Las amenazas fueron presenciadas por los efectivos de Comisaría 48 que acudieron hasta el lugar ante el llamado de la mujer. “Les rogué que hicieran algo y los policías me preguntaron si yo quería ir a hacer la denuncia, cuando si salía de la casa, me mataba”, confió indignada Hilda, quien tras la audiencia radicó la denuncia contra esos policías.

Orlando se fue a la casa del vecino, el móvil se retiró a los pocos minutos e Hilda entró a la vivienda. Sin embargo, la violencia no terminó allí. Apenas se asomó de nuevo a la vereda para amenazar a sus hijos, éstos salieron a la calle y lo asesinaron.

El más grande, Fernando, de 27 años, portaba una lanza de acarreo de vehículos, con la que golpeó a su padre en reiteradas ocasiones en la cabeza y en el tórax. Su hermano Matías, de 21 años, le arrojó una piedra directo a la cabeza y luego, lo apuñalaron cuatro veces.

Orlando Jara falleció por traumatismo grave de cráneo y dos heridas punzocortantes al corazón, tal como certificó la autopsia forense. Además, tenía múltiples lesiones producto de golpes y otras dos puñaladas, una en la cabeza.

Luego, de acuerdo a información que se desprende de la investigación, Fernando decapitó a su padre, colocó la cabeza sobre su tórax, se sacó una selfie y se la envió a un amigo. Esta prueba es fundamental para demostrar la autoría, pero también podría ser tomada por la defensa para argumentar emoción violenta. La misma adelantó que buscará otra calificación legal y prisión domiciliaria.

La horrible escena ocurrió ante la presencia los vecinos de la cuadra, que aún no salen del asombro. La fiscalía cuenta con tres testigos presenciales y distintas pericias a realizar para poder determinar la conducta que tuvo cada uno de los hermanos. Este lunes, ambos fueron acusados de homicidio agravado por el vínculo, delito que prevé una pena de prisión perpetua. (fuente: Diario El Patagónico)